26 de April de 2010 00:00

La ayuda para los damnificados tarda

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Sierra Norte

La ayuda estatal para un centenar de otavaleños, damnificados por el terremoto de Chile del pasado 27 de febrero, no fluye con la prisa que ellos quisieran. En las tres últimas semanas, los afectados recibieron bonos de USD 60 por familia para comprar víveres, 218 raciones alimenticias, pañales y ayuda psicológica.

Sin embargo, los otavaleños esperan que el Gobierno declare en emergencia su situación para poder recibir colchones, cocinas, créditos y viviendas. Hoy, la mayoría vive en las pequeñas casas de sus parientes.En muchos casos no cuentan con colchones, cobijas y cocinetas para hacer más llevadera su estadía. “Cuando regresamos de Chile, el Gobierno nos ofreció casas, créditos para microempresas y educación para nuestros hijos. El proceso avanza, pero es lento. Podemos y queremos trabajar”, dijo Jorge Aguilar, dirigente de los damnificados.

Según la Embajada ecuatoriana en Chile, en ese país residían unos 30 000 compatriotas antes de la tragedia del 27 de febrero cuando ocurrió un terremoto de 8.8 grados (Richter).

En Concepción, la segunda ciudad más importante de Chile y uno de los municipios más afectados, residían unos 8 000 ecuatorianos. En ese grupo se contaban cientos de otavaleños que vivían de la venta de artesanías en los balnearios y la urbe.

Alfonso Castañeda es uno de los afectados. “Residía al sur de Concepción. Arrendaba una casa que se desplomó. Perdimos las artesanías y decidimos volver con mi esposa y mis cuatro hijos. Escuchamos que había apoyo del Gobierno y por eso volvimos, pero los trámites son largos”.

Los afectados se organizaron. En la Casa de la Juventud, en Otavalo, se han realizado reuniones con las autoridades . Para el gobernador de Imbabura, Luis Salazar, la declaratoria de emergencia es importante para justificar la adquisición de bienes de emergencia por de USD 35 000. César Pérez, director del Infa de Imbabura, coincide con Salazar: la entrega de ayuda se complicó porque no hay la declaratoria de emergencia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)