26 de April de 2010 00:00

El arroz de Daule se pierde por el invierno

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Guayaquil

El pasado viernes, Alcides Sánchez caminaba sobre el arroz sin pilar que había colocado encima de varios saquillos. Este agricultor cumplía esta tarea para aprovechar al máximo el sol y a la espera de que su producto se seque.

Es lo poco que este agricultor del sector del recinto Jigual, cantón Daule, logró rescatar de las aguas. La crecida del río Vinces mantiene inundados varios sectores agrícolas del sector.Sánchez no quiso arriesgar más en sus cultivos, por efecto del fuerte invierno. Por ello apenas sembró una hectárea “para ver qué pasaba”. Lo que alcanzó a recoger antes del tiempo de cosecha le servirá al menos como polvillo que será alimento para sus chanchos y gallinas.

En Jigual se mantienen incomunicados, pues el camino vecinal de tierra, que comunica a Sapanal y a la parroquia Juan Bautista Aguirre –a la que se pertenecen- se interrumpió en tres puntos por la crecida del río.

“Si hubiesen colocado alcantarillas a lo largo de la vía, el carretero no se hubiera roto. La ventaja es que yo no he perdido dinero porque opté por no sembrar. Pero igual todo el invierno no he trabajado y ahora debo esperar varios días más a que bajen las aguas”, se lamenta Adán Dumes, también agricultor de la considerada ‘capital arrocera del Ecuador’.

Daule, al igual que Salitre y Jujan, está en la parte más baja de la provincia. Los tres son los cantones más afectados por las inundaciones en el presente invierno.

Lautaro Arreaga, presidente del Centro Agrícola de Daule, dijo que en algunos casos no se perdió mucho porque no se sembró. De los 5 000 agricultores miembros del Centro Agrícola, el 70% se dedica al arroz. Él tiene sus tierras en Las Maravillas, otra de las zonas que están bajo el agua.

“Aquí se siembra una sola vez al año y el que lo hace en invierno es a riesgo de perder su inversión”. Lo importante es que de una vez por todas se culminen unos muros que el Ministerio de Obras Públicas dejó inconclusos desde 1992. Según Arreaga, esta obra ayudaría a controlar la fuerza del río y que no se afecten unas 5 400 hectáreas de cultivos.

En cambio, para Francisco Barzola, presidente de la Asociación de Productores Arroceros de Daule, el panorama no es tan sombrío. Él está a punto de cosechar 15 ha en terrenos situados desde el centro del cantón hacia el Plan América, el único sitio del país donde se siembra en invierno y en verano. “En toda esa zona está controlada la inundación y estamos a punto de coger arroz”, expresa el dirigente cuyo gremio reúne 350 afiliados.

Los cálculos de Julio Carchi, dirigente del Plan América, apuntan a que la afectación en las zonas bajas como Juan Bautista Aguirre, Laurel y Las Maravillas no será mayor a 500 ha.

Pero Abel López, del recinto Sapanal, dice que es necesario que el Ministerio de Agricultura o el Banco Nacional de Fomento inicien urgentemente un censo en la zona rural. El objetivo es determinar no solo la cantidad de tierras afectadas, sino también los perjuicios a los agricultores.

El alcalde de Daule, Pedro Salazar, expresó que habrá que esperar que termine el invierno y las aguas bajen para hacer una evaluación y determinar cuánto se necesita para ayudar a las zonas afectadas. “Lo importante es que necesitaremos de la ayuda económica del Gobierno Nacional y del Consejo Provincial para enfrentar esta crisis agrícola”.

Mientras tanto, en el campo los habitantes pasan los días pendientes de que no venga otra creciente de los ríos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)