2 de July de 2010 00:00

El agua causó las grietas en Azuay

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Cuenca

En la mañana de ayer llegaron geólogos de la Subsecretaría de Riesgos de Loja para apoyar en la evaluación técnica de la zona afectada por el hundimiento en el cantón azuayo de Santa Isabel.

Los técnicos del Consejo Provincial, del Municipio de Cuenca y Secretaría de Riesgos de Azuay estuvieron en el sector de Puenteloma y emitieron un informe al Comité de Operaciones de Emergencia provincial.

El geólogo del Cabildo cuencano, Magno Rivera, estuvo en el lugar. Según él, la causa es la composición del suelo (no es firme) y la acumulación de agua que se filtró desde los pequeños reservorios individuales que tenían los campesinos.

Según las autoridades provinciales, había cinco reservorio, pero Oliverio Quezada, presidente del Sistema de Riego San Francisco-Santa Isabel, dice que eran 11.

En este cantón azuayo hay 42 sistemas comunitarios de agua (riego y consumo). La zona es eminentemente agrícola.

Según Rivera, los reservorios fueron construidos precariamente y sin protecciones para impedir la filtración del líquido al subsuelo. Señala que en los sobrevuelos se evidenció que en las inmediaciones de los reservorios hay pequeños deslizamientos.

Él cree que de presentarse un sismo de baja intensidad o lluvias constantes, el deslizamiento se agravaría. En el informe también se establece que, en la actualidad, ninguna intervención puede estabilizar las 50 hectáreas afectadas.

Este hundimiento se detendrá cuando las fuerzas internas de la masa de tierra que están en movimiento encuentren un lugar de equilibrio. “Eso podría pasar en días, meses o años”, insiste Rivera. Se calcula que pueden ser tres meses.

El experto señala que podría ser una estabilización precaria y no definitiva. Por el cantón azuayo de Santa Isabel también atraviesa la falla geológica denominada Girón-Pasaje.

Pero Enrique García, de la Red Sísmica del Austro de la Universidad de Cuenca, cree que el problema no está relacionado con este fenómeno. Para él, el suelo es flojo y poco consolidado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)