29 de July de 2010 00:00

A 20 pueblos se llega en caballo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Lineida Castillo.

El frío y el viento helado queman el rostro y calan los huesos en Ilincocha, a 20 minutos de Cuenca, en la vía Molleturo-Naranjal.

En este sitio finaliza y empieza una travesía por estrechos chaquiñanes hacia 20 poblados de la parroquia Molleturo.

Baute, Patul, Basho, Cajas, Guaguacajas, Guagualcay, Cargua, Leonguayco, Chacanceo, Caimatán, Tansaray y otras son aldeas asentadas en la zona aledañas al Parque Nacional Cajas (PNC). No hay vías carrozables y el caballo es la única forma para movilizarse.

Los pobladores hacen 12 horas en caballo hasta el último poblado Cargua (en el límite con Cañar) y hasta tres días a pie por senderos peligrosos. Para llegar a las comunidades más cercanas se requieren cuatro horas en caballo.

La mañana está silenciosa. El agua acumulada en pequeños huecos del camino se convirtió en hielo que se quiebra con las pisadas. En el pajonal y en las ramas secas de los árboles de polypelis se ven cristales finos de hielo.

Tras 80 minutos de caminata, en el kilómetro 3, asoma Diego Villa, de 21 años, sobre su caballo. Salió de su comunidad Gualalcay antes de las 05:00, casi sin luz natural. Lleva un pasamontañas. No desayunó ni lleva fiambre y aún le quedan 30 minutos de travesía.

Villa tiene premura por llegar a Ilincocha para tomar el bus interprovincial de las 08:30 y llegar hasta la Feria Libre de El Arenal, en la capital azuaya.

Necesita ir a la ciudad a comprar medicamentos para curar su ganado. Hace un mes hizo el mismo viaje con el objetivo de adquirir alimentos para su familia. Son ocho personas.

Sus abuelos, sus padres, sus hermanos y él nacieron en Gualalcay, un poblado de 30 casas dispersas. Él emplea cuatro horas en su caballo por el camino que fue mejorado con mingas comunitarias. Antes se demoraba seis horas, por las rutas peligrosas.

La mayoría de familias tiene tres caballos para movilizarse. A media mañana, el sol abriga. La subida es cansada por el camino rocoso, pero los pobladores están acostumbrados.

En el kilómetro 4,6 está la zona más alta del viaje, a 4 253 metros sobre el nivel del mar. Allí está la inmensa laguna Negra de donde nace el río Patul. Las casas de las seis familias del poblado de Baute aparecen a lo lejos.

De esa comunidad es Manuel Gutiérrez, de 43 años. Él, con una escopeta en su espalda y montado sobre un caballo, encamina a tres vacas hacia un pastizal. “Hace dos años con los vecinos de las comunidades aledañas arreglamos en mingas el chaquiñán”.

Según él, las autoridades del Parque Nacional Cajas niegan el permiso para construir una vía carrozable a los poblados porque afectaría al entorno natural.

Su esposa, Tránsito Prado, de 42 años, se lamenta. Dice que por la falta de una vía solo cultiva papas, ocas, mellocos y habas para el autoconsumo. No tienen cómo sacar la producción y cuando les falta el dinero para mantenerse venden sus ovejas y vacas.

Prado está en el octavo mes de gestación y en 15 días se trasladará a Cuenca para esperar el nacimiento de su cuarto hijo. Los tres anteriores los alumbró en su casa de adobe con ayuda de una partera de la zona. “Los dolores se adelantaron y no pude viajar”.

Al llegar a Patul unas gaviotas de plumaje blanco, negro y gris rodean el camino perdiéndose entre los escasos árboles. Juan Contreras Álvarez, de 18 años, corretea tres caballos en una verde planicie. Debe recoger en Ilincocha a su madre, Clara Álvarez, quien llega desde Cuenca con sus cinco hijos y con alimentos para pasar las vacaciones.

Los hermanos de Contreras se mudaron a Cuenca para estudiar porque en esa zona no hay colegios ni dispensario médico, solo energía eléctrica. “Acá se pasa tranquilo y el paisaje es hermoso, pero hay que hacer un gran esfuerzo para ir a la ciudad”.

Según él, cuando alguien se enferma de gravedad improvisan una camilla y sacan al enfermo en hombros y caminando.

Pasadas las 15:00, en medio del camino aparece Villa, quien retorna con las medicinas para su ganado. Tres horas después, el sol empieza a desaparecer detrás de las colinas. Los pájaros dejan de cantar y el viento frío se apodera otra vez de este páramo.

Otras necesidades

Molleturo y Chaucha son las parroquias más distantes de Cuenca y con menos atención en vialidad. Hacia el occidente se unen ambas parroquias y se ubican otros 10 poblados como Aguas Ricas, San Miguel de Taxi...

Los pueblos cercanos a la zona de amortiguamiento del Parque Nacional Cajas no tienen subcentros de salud.

Según el presidente de la Junta Parroquial de Molleturo, Néstor Chapa, cada tres meses con apoyo del Ministerio de Salud realizan brigadas médicas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)