15 de July de 2009 00:00

Ecuador y Colombia

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Editorial Diario El Comercio

La crisis entre Ecuador y Colombia se profundiza. Por un lado, nuestro país no recibe, como ha solicitado insistentemente, explicaciones adecuadas a los cinco planteamientos básicos que ha hecho como condición para reanudar la relación entre las dos naciones. Por otro lado, una serie de hechos políticos, jurídicos y comerciales, ocurridos las últimas semanas, abren más espacio para el pesimismo.

El pedido de un juez de Sucumbíos para que se detenga al ex ministro de Defensa Juan Manuel Santos por su participación en el bombardeo del 1 de marzo de 2008 sobre Angostura, fue considerado una agresión por el Gobierno colombiano y tuvo una respuesta descabellada de un abogado conocido por sus vinculaciones con paramilitares, captadoras ilegales de dinero y dirigentes de la oposición ecuatoriana. Éste solicitó que se denuncie al presidente Rafael Correa ante la Corte Penal Internacional por supuesto terrorismo, lo cual fue rechazado por amplios sectores de la sociedad ecuatoriana.

Y así como el pedido de prisión para Santos no pareció políticamente oportuno, la acusación contra el presidente Correa volvió a despertar la desconfianza de los ecuatorianos en las autoridades y políticos del vecino país.

El conflicto también entró en el campo económico a partir de que el Gobierno ecuatoriano tomó drásticas decisiones para compensar el impacto de las devaluaciones del peso. Las salvaguardas cambiarias a 1346 productos han provocado duras reacciones de Colombia, que se siente perjudicada gravemente por esas medidas. Lo de fondo, sin embargo, es que mientras se mantengan las suspicacias y los prejuicios, y no haya voluntad real de negociar, no habrá manera de retomar unas relaciones que en el pasado fueron profundamente fraternas. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)