4 de June de 2015 21:38

Ecuador rastreó un año al excapo del cartel de Medellín

El 26 de mayo, los agentes difundieron imágenes de los seis detenidos en la operación. Foto: Cortesía/ Ministerio del Interior.

El 26 de mayo, los agentes difundieron imágenes de los seis detenidos en la operación. Foto: Cortesía/ Ministerio del Interior.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 3
Indiferente 3
Sorprendido 3
Contento 37
Javier Ortega

Desde que recuperó su libertad -en marzo de 2001- pocos conocían la ubicación de alias ‘Camilo’, el extranjero capturado en 1999 en una de las operaciones más importantes de la Policía colombiana y de la DEA en contra de los capos que operaban en los carteles de Cali y de Medellín, este último manejado por Pablo Escobar.

16 años después, ‘Camilo’, identificado como Darío E., volvió a ser blanco de una potente redada; esta vez en Manta (Manabí). 300 policías ecuatorianos, todos de unidades élite, participaron en el operativo.

El 3 de junio del 2015, uno de esos agentes habló con EL COMERCIO y dio detalles de la investigación. En la entrevista, el uniformado reveló que desde hace un año, la Unidad de Lavado de Activos (ULA) inició los seguimientos a ‘Camilo’, el primero de los 30 capos colombianos extraditados a EE.UU., en 1999, tras la operación denominada Milenio.

En 2014, la Policía local también rastreó a sus colaboradores más cercanos, entre ellos su esposa. Los dos manejaban una empresa exportadora de pescado en Manta. Los investigadores no descartan que desde ese gran canchón, cubierto con una estructura metálica, se lavaba dinero de la droga. “Los ingresos no coincidían con las exportaciones reportadas”, reconoce el uniformado.

Al personal de la entidad financiera que administraba el dinero de la compañía también le extrañó los movimientos inusuales. En un documento al que accedió este Diario se revela que el banco canceló la cuenta de forma unilateral el 8 de noviembre del 2013.

Entre los motivos del cierre se señala que un funcionario del banco “intentó realizar visitas a la planta, que le fueron imposibles cumplir al impedirse su acceso a la misma”.

La “falta de colaboración” de Darío E. “para tener acceso a sus actividades y la conducta inusual presentada, llevó al banco a reportarlo a la Unidad de Análisis Financiero y cerró su cuenta”, se dice en un oficio que remitió en 2014 la entidad a la Junta Bancaria del Ecuador.

‘Camilo’ vivía rodeado de lujos y comodidad. En el operativo de la semana pasada, los investigadores confiscaron su inmueble, una casa de dos pisos asentada en las orillas del mar y que forma parte de la urbanización más exclusiva de Manta. Confiscaron vehículos 4x4, dos yates, uno de ellos llamado “La Fortuna” y otros bienes valorados en USD 80 millones.

Nexos con la exportadora

La empresa exportadora de pescado fue constituida el 5 de abril de 1994, con un capital de USD 440 000, según datos de la Superintendencia de Compañías. Cuatro años después, en 1998, ‘Camilo’ fue nombrado gerente de la compañía. El cargo lo ocupó hasta abril de 1999. En octubre de ese año, agentes colombianos y de la DEA lo capturaron en Bogotá en la operación Milenio.
¿Qué pistas tenían los investigadores para detenerlo en aquella época? Informes del Gobierno de EE.UU. -también en poder de este Diario- revelan que “Darío E. era el líder de una organización delictiva dedicada a la transportación de cocaína con base en Tumaco”.

El documento, que data de octubre de 1999, agrega que el cartel liderado por Alejandro Bernal, alias Juvenal, (el narco más poderoso tras la muerte de Escobar) “usó las embarcaciones de Darío E. y el puerto de Tumaco como ruta principal para el transporte de cocaína a los EE.UU. a través de México”.

La Policía ecuatoriana incluso tiene informes en los que se detalla que una de las rutas utilizadas por esa mafia a finales de 1os 90 también pasaba por Ecuador. En 1999, por ejemplo, se ejecutó la operación Atahualpa. Los agentes allanaron una fábrica en el norte de Quito y confiscaron 3,5 toneladas de cocaína camuflada en tanques de cloro. De hecho, esta incursión fue clave para ejecutar la operación Milenio. “Para la época, fue uno de los decomisos más importantes de droga en Ecuador. El cargamento estaba asociado a Bernal”, dice un agente. El extranjero fue parte de los 30 extraditados a EE.UU.

En 2001, Darío E. cumplió la pena de 36 meses; una sentencia considera baja, pues “colaboró” con la DEA y “delató” a otros capos, comenta el agente que conversó con este Diario.

Tres años después ingresó a Ecuador con una visa de inversionista y al poco tiempo obtuvo la nacionalidad ecuatoriana. En abril del 2005 ocupó la presidencia de la empresa exportadora mantense, cargo que desempeñaba actualmente, de acuerdo con registros de la Superintendencia de Compañías.

Investigadores de la ULA conocen que parte del dinero que manejaba Darío E. provino desde Panamá y las Islas Vírgenes, en el Caribe.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (13)
No (4)