17 de septiembre de 2015 14:49

El proyecto de Ley de Alianza Pública- Privada se tratará con carácter económico urgente

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 5
Evelyn Tapia

Es la segunda vez que la ministra coordinadora de la producción Nathalie Cely se reúne en Guayaquil con representantes de gremios empresariales para hablar sobre el proyecto de ley de Alianza Pública-Privada. En la primera reunión, el 19 de agosto, la ministra dio a conocer los incentivos que se ofrecerían a los inversionistas.

La mañana de este jueves 17 de septiembre, en el hotel Wyndham, Cely adelantó que se realizaron cambios a la propuesta inicial. “El nuevo documento se analizó con los ministerios de sectores estratégicos y hoy se presentó a la Secretaría Jurídica de la Presidencia, hay que esperar a que el Presidente lo revise”, señaló la ministra, aunque no precisó fechas. El proyecto se enviaría con carácter de económico urgente, añadió.

Durante la presentación, organizada por las Cámaras Binacionales Americana, Británica, Alemana y Española, Cely indicó que hay al menos tres inversionistas que ya están interesados en proyectos que se realizarían bajo esta modalidad. La empresa Yilport, de Turquía, está interesada en invertir USD 212 millones en un puerto en Machala, mientras que la empresa DP World invertiría USD 358 millones en el puerto de Posorja.

En Quito, además, una firma extranjera también estaría interesada en el proyecto de vivienda 'Ciudad Milenio', para construir 1 900 viviendas de interés público, áreas comerciales, turísticas y de salud con una inversión de USD 1 013 millones.
Además de los incentivos como exención del pago del impuesto a la renta por 10 años para empresas que trabajen con proyectos en esta modalidad pública-privada y la compensación del IVA, el proyecto también permitiría que el ejecutivo derogue artículos de leyes en sectores estratégicos, que se contrapongan o pudieran impedir la implementación de los incentivos del proyecto.

La reunión también fue la oportunidad para que los empresarios demanden seguridad y estabilidad jurídica y cuestionaran que tan favorable sería la ley en un posible escenario de recesión.
José Pileggi, empresario constructor, fue uno de ellos.

Pileggi comparó la situación económica actual del país con la que Guayaquil vivió en 1896, cuando un incendio consumió gran parte de la urbe. “Ahora que estamos en una situación muy parecida y ya que usted participó en la promoción del Código de la Producción que poco o nada a hecho, ¿cree que esta ley que nos está presentando nos va a responder en función de levantar al país, así como nos levantamos en 1896?”

Cely respondió defendiendo los resultados de los incentivos de inversión que tiene el Código de la Producción. De hecho, en su presentación informó que en el primer semestre del 2015 se han firmado 33 contratos de inversión por USD 2 040 millones.

Sin embargo también reconoció que el país atraviesa un ciclo negativo y aseguró que este proyecto de ley no es la solución. “No hay una solución mágica, nada reemplaza el espíritu emprendedor que tienen ustedes como empresarios, eso requiere un mensaje político y económico coordinado. En todos los Gobiernos hay varias maneras de pensar, es el líder quien considera las diferentes maneras de pensar en una visión”, mencionó.

Cely también añadió que el proyecto de ley no es una de fomento, sino que establece las modalidades y institucionalidad bajo las que se deberían realizar los proyectos. “El resto serán normas secundarias”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)