12 de junio de 2017 10:40

El Ecuador se prepara para la llegada de la época seca

Durante la época seca del 2016 se perdieron bosques en Yahuarcocha (Imbabura). Foto: ARCHIVO / EL COMERCIO

Durante la época seca del 2016 se perdieron bosques en Yahuarcocha (Imbabura). Foto: ARCHIVO / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 6
Varias redacciones (I)

En diferentes provincias de Ecuador se alistan para la llegada de la época seca, aunque el país todavía está en la temporada de transición.

Desde la Secretaría de Gestión de Riesgos se emiten las primeras alertas sobre focos de calor, que son los sitios donde se presentan temperaturas más altas y que son vulnerables a posibles incendios forestales.

En el 2016 en el país se perdieron cerca de 21 857 hectáreas de cobertura vegetal a causa de los incendios forestales que se intensifican en esta época. Para prevenirlos, se alistan diferentes planes de contingencia:

En Azuay


Algunos municipios como el de Cuenca trabajan en la elaboración de los planes de prevención que deberán ser aprobados por la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos, zonal 6, que alimentará el plan provincial.

El Cuerpo de Bomberos y la Dirección de Gestión de Riesgos del Municipio de Cuenca desarrollan el curso sobre técnicas de combate de incendios forestales y participan bomberos, guardaparques y policías municipales. El los próximos días se lanzará una campaña de concienciación ciudadana sobre prevención de este tipo de emergencias.

En Chimborazo

En las zonas altas se prepara ensilaje hecho con pastos y melaza ante una posible pérdida de pastos que sirve como alimento para el ganado.

Además, se inició la preparación de los reservorios comunitarios y la apertura de cochas de altura (lagunas artificiales), para mantener la humedad del suelo. En Guamote, los comuneros de Tipín se organizaron para realizar varias mingas de limpieza y mantenimiento de los reservorios.

Infografía de las zonas vulnerables a los incendios forestales. Fuente: Informe de monitoreo del 9 de junio de la Secretaría de Gestión de Riesgos

En Tungurahua

Tungurahua registró los primeros incendios forestales del 2017 en Ambato y Pelileo. Se perdieron 2 000 metros cuadrados de vegetación seca.

Para prevenir los incendios se realizarán capacitaciones de prevención de incendios. Las charlas estarán dirigidas a los pobladores y líderes indígenas de Pasa, Kisapincha y Santa Rosa.

En Imbabura


Representantes del Cuerpo de Bomberos, Fuerzas Armadas, Cruz Roja, Gestión de Riesgos y Municipio de Ibara, se reunieron para establecer medidas de prevención.

Según Marcelo Acosta, director de Seguridad y Gobernabilidad del Cabildo, los bomberos tendrán el apoyo de los militares y policías municipales, en caso de que el fuego afecte amplias zonas verdes. Para ello, señaló, se capacitarán a los uniformados desde la próxima semana.

En Carchi

El Cuerpo de Bomberos tiene lista una fuerza de tareas con 24 elementos, para enfrentar los incendios. Según Rubén Fuentes, subcomandante de los bomberos de Tulcán también se han coordinado acciones con las Fuerzas Armadas y la Policía, para solicitar su apoyo en caso de que se requieran más elementos. En las zonas alejadas, como las áreas protegidas en El Ángel se piensa instalar campamentos.

Desde julio del 2017 iniciarán campañas de concienciación especialmente con los estudiantes que salen a vacaciones y gustan realizar caminatas a los bosques y montañas. Les explicarán la forma correcta de encender y apagar fogatas y recomendaciones para que no abandonen desechos, como botellas que pueden iniciar un incendio cuando el sol atraviesa los cristales y hace un efecto similar a la lupa.

En Manabí



El sector ganadero busca un diálogo con las autoridades para que en sus planes de atención al agro tengan en cuenta la eventual sequía. El objetivo es que se considere disponer de maquinaria para que se construyan nuevos pozos someros y albarradas para suplir un posible déficit de agua, por la sequía de los ríos.

En el cantón Paján, en el sur de la provincia, se están recuperando de la intensa estación lluviosa de este año, que desbordó ríos y esteros. Para este 2017, las autoridades municipales plantean un proyecto para embalsar parte del agua en beneficio de los agricultores.

“Estamos haciendo estudios para hacer tapes productivos, con los que se detiene un poco el agua de ciertos esteros para que la gente pueda tener agua en verano y así logre regar sus sembríos”, explica Rosmery Acuña, directora de Desarrollo Económico y Productivo del Municipio de Paján.

En Santa Elena

El área de Gestión de Riesgos de la provincia cuenta con un estudio para identificar las zonas más vulnerables a posibles incendios forestales, para tomar medidas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)