20 de February de 2010 00:00

Ecuador plantea una OEA paralela

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Política

Tres semanas después de haber sido posesionado como canciller, Ricardo Patiño anunció  cuatro puntos de la agenda de prioridades que el  Gobierno ha diseñado en materia de relaciones exteriores.

La creación de un organismo continental, donde no participen  EE.UU. ni Canadá, es el primer punto. A este se suman el interés por avanzar en el restablecimiento de las relaciones con Colombia, vender al mundo  la Iniciativa Yasuní-ITT de no explotación de crudo a cambio de  ayuda internacional y fortalecer los esquemas de ayuda para  Haití.

Sin duda, el proyecto de creación de la Organización de Estados Latinoamericanos (OEL) fue la sorpresa de la jornada. Ayer, durante la rueda de prensa que Patiño convocó desde el  Palacio de Carondelet, explicó que este es un proyecto planteado  por el presidente Rafael Correa y que será expuesto durante la  Cumbre de la Unidad, que se realizará en el marco de la reunión del Grupo de Río, los próximos lunes y martes, en  Cancún (México).  

La idea de Correa es que la OEL  trabaje de forma paralela a la Organización de Estados Americanos (OEA), pero sin la influencia de  EE.UU. y Canadá.

La creación de este organismo no es una noticia reciente. El presidente Correa se refirió a ella en una carta que dirigió a sus homólogos de la región el  10 de abril de 2008. Es decir,  un mes  y 10 días después del ataque de Colombia a un campamento clandestino de las FARC en Angostura. El revuelo internacional que desencadenó  esta agresión motivó a que Correa cuestionara, en más de una ocasión, el papel de la OEA y la influencia de Washington.

Si bien este anuncio, por esas consideraciones históricas, no revela novedad, sí lo es el hecho de que Patiño retome esta iniciativa que, por ejemplo, no alcanzó notoriedad durante la gestión de   Fander Falconí, su antecesor.

Según Patiño, la OEL juntaría  a los estados latinoamericanos bajo los lineamientos del Grupo de Río, más los países que han sido marginados de los foros internacionales y de  la OEA, como Cuba.

De momento, Ecuador no tiene  una certeza de cuán viable resulte este proyecto.  La nueva entidad, por ejemplo,  no contará con una estructura o burocracia formalmente organizada. Tampoco será financiada a través de las cuotas de sus países miembros.

Según Patiño,  “operará como el Grupo de Río. Es decir, como un organismo que ha mostrado consistencia en sus 20 años”.

En el foro de México,  Ecuador y Colombia darán un paso vital para el futuro de sus relaciones. El presidente  Álvaro Uribe dijo  ayer  que     reunión bilateral será el  lunes.  Sin embargo, para  que los dos países  retomen las relaciones a plenitud, con la designación de   embajadores,  se deberán  superar los llamados temas sensibles de la negociación.   Patiño dijo que se enfocará en ellos.

En  Cancún, el Canciller también  promocionará la Iniciativa Yasuní-ITT, que cuenta con un primer apoyo de los países de la Unasur y la Comunidad Andina. No es seguro que todo el equipo negociador  viaje  a México.

La agenda por Haití

Tras el acuerdo firmado  el 9 de febrero, en el que la Unasur se comprometió a donar USD 100 millones a Haití, todavía no se han definido los mecanismos de entrega de esos recursos. En la reunión del Grupo de Río se definirán los canales de financiamiento y procedimientos, una vez que el presidente  René Préval  entregue el informe de los sectores que requieren inversión: salud, vías y agricultura.

Rafael  Correa, como presidente pro témpore de Unasur,   se reunirá en Cancún con el titular del  BID, Luis Alberto Moreno. La idea es  estudiar la posibilidad de abrir un crédito de USD 200 millones para ayudar a la isla caribeña. Los países miembros de la Unasur serán los garantes del préstamo y en la cita se definirá el mecanismo para la ejecución de la operación monetaria.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)