17 de agosto de 2016 00:00

Los partidos políticos buscan apoyo de las bases populares

Guillermo Lasso visitó el Centro Comercial Hermano Miguel, en el centro de Quito. Galo Paguay / El Comercio

Guillermo Lasso visitó el Centro Comercial Hermano Miguel, en el centro de Quito. Galo Paguay / El Comercio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 50
Triste 1
Indiferente 3
Sorprendido 2
Contento 14

Ramiro Gordón y Joselito Cobo son los nuevos ‘refuerzos’ políticos del Partido Social Cristiano (PSC) en Quito. Santiago Guarderas, director provincial de Pichincha de esa tienda, indica que estas adhesiones son parte de la estrategia que han delineado para “construir un plan de gobierno en conjunto con la gente”.

Para esto -dice- los adherentes tienen la tarea de invitar a las reuniones, que todos los martes tiene el PSC, a líderes barriales y populares. La idea es que se empapen del proyecto político, se conviertan en militantes y luego busquen apoyo en sus barrios.

Así llegó Cobo, expresidente del Deportivo Quito y empresario capitalino de la industria panificadora. Él -agrega- recibió una invitación de ‘la 6’ y ahora están afinando detalles para consumar su adhesión, aunque adelanta que terciará por un cargo popular en el 2017.

No mira su paso por el deporte como un trampolín político ni tampoco se considera un líder popular. Se califica como un empresario que tiene aceptación por la constante apertura de fuentes de trabajo.

Incluso -dijo- el próximo mes tiene prevista la apertura de dos locales de su empresa en la capital. Este hecho coincidirá con la oficialización de su futuro político.

Acercarse a los sectores populares para construir la agenda política y el plan de gobierno no es una idea aislada del socialcristianismo.

Ayer (16 de agosto), Guillermo Lasso, precandidato presidencial por Creo, visitó la capital y recorrió el Centro Comercial del Ahorro Hermano Miguel.

En ese lugar dijo que están caminando por la ciudad para tomar impresiones directas de los comerciantes. “La gran preocupación es que venden menos, que los impuestos los ahogan y corren el riesgo de cerrar”, dijo el candidato.

Añadió que este tipo de visitas expresan el contacto con los líderes barriales y las organizaciones sociales de comerciantes. Además, informó que mañana tendrá una reunión con los dirigentes de movimientos políticos cantonales y provinciales aprobados por el Consejo Nacional Electoral.

Ayer por la tarde, en cambio compartió una reunión con Fabricio Villamar, exconcejal quiteño y líder del movimiento Ahora. Fue para trabajar en una agenda legislativa, para el próximo período, que incluya ejes urbanos para Quito.

Lucio Gutiérrez conversó con los habitantes de Mapasingue, en el norte de Guayaquil. Foto: Tomada de la cuenta de twitter  @LucioGutierrez3

Lucio Gutiérrez conversó con los habitantes de Mapasingue, en el norte de Guayaquil. Foto: Tomada de la cuenta de twitter @LucioGutierrez3

El expresidente y líder de Sociedad Patriótica (PSP3), Lucio Gutiérrez, en cambio, recorrió sectores populares de Guayaquil para “escuchar a la gente” y proponer la fiscalización en el país, la noche del lunes. Estuvo en Mapasingue, al noroeste del Puerto Principal. Una de las propuestas que llevó el excoronel fue que es necesaria una nueva Constitución para “desmontar el aparato de la corrupción”.

Gutiérrez es una de las cinco opciones del PSP3 para la presidencia. Aunque todavía no han definido si terciarán en los comicios solos o si se sumarán a una coalición. Coincidieron en reuniones con la Unidad.

Gordón, exadministrador de Aucas, suelta una risotada cuando habla sobre el PSC y su adherencia. Comenta que a sus 76 años nunca ha sido afiliado a ningún partido político. Lo único que le llama “es trabajar por Quito y por el Aucas”.

Incluso, cuenta que cuando su hija Mónica fue candidata a la Asamblea por Avanza no la apoyó y solo acompañó a dos reuniones, por formalidad.

Guarderas dice que el hecho de que los líderes populares no tengan un pasado político, como Cobo y Gordón, no es una condición para que formen parte del PSC. “El único requisito es no tener problemas con la ley”, mencionó. Este trabajo de captar nuevas figuras con respaldo popular se hace también en las otras provincias.

Pablo Serrano, integrante del Acuerdo Nacional por el Cambio, que aglutina a varias fuerzas políticas y sociales de centro-izquierda, dice que esta coalición nació como una perspectiva para recuperar los derechos ciudadanos y -por esto- la construcción del plan de gobierno se realiza “con la participación de la gente de base”. Los dirigentes del Acuerdo han realizado viajes a las provincias y convocaron reuniones con representantes de grupos sociales como los trabajadores y los estudiantes. En estas sesiones recolectan las ideas y las incluyen en el plan, que está por aprobarse.

La Coordinadora de Movimientos Sociales por la Defensa de la Democracia y el Socialismo aglomeran gran parte de las bases de Alianza País y el Frente Unido. Su presidente, Rodrigo Collahuazo, explica que están concentrados en una agenda social, agraria y política y aportan a la elaboración del plan de gobierno.

El 17 de septiembre harán su cumbre política, para definir su propuesta de trinomio que incluye a Lenín Moreno, Jorge Glas y Rafael Correa. La idea es que dos sean binomio presidencial y el tercero encabece la lista de asambleístas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (10)