16 de mayo de 2016 22:20

Ecuador continúa contando sus muertos un mes después del terremoto

La cifra de fallecidos por el terremoto del 16 de abril subió a 661, según el  balance más reciente de la Secretaría Nacional de Riesgos. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

La cifra de fallecidos por el terremoto del 16 de abril subió a 661, según el balance más reciente de la Secretaría de Gestión de Riesgos. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 10
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 6
Agencia AFP

Un mes después del terremoto considerado como la “peor tragedia” de los últimos 70 años, Ecuador continuaba contando sus muertos mientras que los pobladores de zonas afectadas abrían sus negocios rodeados de escombros y maquinaria.

“Son aproximadamente 700 las personas (muertas) a nivel nacional”, afirmó el lunes a la AFP el ministro del Interior, José Serrano, añadiendo que se realizan “algunos análisis con la Fiscalía General del Estado”, que fue la encargada de llevar el registro de los cadáveres recuperados.

“Muchas personas salieron directamente de los lugares (del siniestro), cogieron a sus familiares a pocas horas de que ellos fallecieron, les cogieron de los lugares de los escombros y los llevaron a enterrar” sin que hayan sido reportados ante las autoridades, explicó Serrano en el balneario de Pedernales, al oeste de Quito y epicentro del terremoto.

La Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR) informó sobre el hallazgo del cuerpo de una mujer de 23 años entre las ruinas de un centro comercial del puerto pesquero de Manta (al sur de Pedernales) , 28 días después del sismo de 7,8 grados de magnitud del 16 de abril.

La cifra de fallecidos subió a 661, según el  balance más reciente de la SGR.

Apolonia Cagua, una comerciante de la turística Pedernales, perdió a dos hermanas durante el movimiento telúrico. Una de ellas debió ser exhumada porque sus familiares no habían realizado los trámites para obtener el certificado de defunción.

“No le habían arreglado los papeles y la sacaron el sábado (del cementerio) y la tienen en Santo Domingo”, donde funciona un centro forense de la Fiscalía encargado de las autopsias de los cuerpos que no están inscritos entre las víctimas del terremoto, dijo a la AFP Cagua, de 62 años.

De su lado, la Fiscalía señaló que "cuando existan víctimas mortales (del sismo) que han sido inhumadas sin cumplir con los requisitos legales establecidos” la entidad “dispondrá la exhumación para verificar su identidad”.


La peor tragedia 



Este lunes, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, recordó el sismo como “la peor tragedia de las últimas siete décadas”, haciendo referencia al terremoto de 1949 que destruyó localidades del centro andino, con unos 6 000 muertos y 100 000 damnificados.

El mandatario apuntó en su cuenta de Twitter que “el dolor es inmenso, pero mayor es la esperanza”.

En Pedernales, núcleo del fenómeno natural que deja además cerca de 29 000 personas en albergues, se izó una bandera de Ecuador de 150 metros cuadrados, cuya asta de 30 metros de altura pesa siete toneladas, en conmemoración del primer mes del terremoto.

En ese acto, el ministro Serrano manifestó que un 60% de pequeños negocios de Pedernales se han reactivado.

“Hemos logrado combinar el tema de las demoliciones con el tema de la reactivación económica. Se ha reactivado ya el sector de la microempresa y del pequeño negocio en un 60%”, expresó.

Para Ángel Chicaiza, propietario de un restaurante del malecón de Pedernales que está junto a un área donde la maquinaria aún retira escombros, el movimiento comercial se reanuda “poco a poco”.

“La gente ya se está activando de nuevo en sus trabajos diarios. Se siente un poco más de ánimo, y eso le llena a uno, ver que el pueblo está tomando el ritmo habitual", comentó a la AFP Chicaiza, de 60 años.

Los turistas que llegan a Pedernales toman fotografías con sus teléfonos celulares de los restos de edificaciones y de la enorme bandera instalada.

“Me da mucha pena, lo que más me duele era la gente que vivía aquí”, señaló a la AFP Geovany Lozada, un transportista de 60 años que viajó con su familia para constatar la destrucción del apacible balneario.

“Tengo que dar ánimo a esa gente, no puedo ser indiferente a ello”, manifestó.

La mayoría de estructuras de Pedernales colapsaron o quedaron seriamente afectadas, de acuerdo con autoridades.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (2)