26 de febrero del 2015 00:00

El país busca ser declarado libre de fiebre aftosa

Aftosa

En Santo Domingo de los Tsáchilas existen 241 500 reses que se comercializan principalmente en la feria ganadera. Entre martes y jueves se registran USD 2,5 millones por ventas. Foto: Juan Carlos Pérez / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 13
Bolívar Velasco. Redactor
bvelasco@elcomercio.com (I)

Este año, Ecuador busca integrarse a la lista de países y zonas libres de fiebre aftosa con vacunación. En la actualidad, los países reconocidos bajo este estatus que otorga la Organización Mundial de Sanidad Animal son Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Paraguay, Perú, Turquía, Corea y Uruguay.

Las autoridades encargadas del control ganadero dicen que el organismo internacional competente hizo la calificación, auditoría y evaluación del proyecto que maneja el país para combatir la aftosa. Esto pese a que Ecuador ya cuenta con una certificación de esta organización como lo es la de “País libre de peste equina” y “País libre de peste de los pequeños rumiantes”.

Ahora las expectativas en el país se centran en las campañas de vacunación que se han realizado durante los últimos cuatro años. En ese tiempo no se tuvo reportes de fiebre aftosa.

¿Cómo se ha logrado reducir la enfermedad? La Agencia Ecuatoriana de Aseguramiento de la Calidad del Agro (Agrocalidad) hizo un balance en el que se identificó cuatro factores que permiten alcanzar estas metas.

Un punto clave es el compromiso que asumen los ganaderos para la prevención.

Esto contrasta con la realidad de años anteriores. Algunos ganaderos tenían la idea de que la vacuna bajaba la producción o llevaba a la muerte a las reses. Incluso se tuvo reportes de personas que escondían el ganado, recuerda el presidente de la Asociación de Ganaderos de Santo Domingo, Juan Zambrano.
“Era como un mito y eso impedía focalizar las fincas donde estaba la enfermedad. Ahora el ganadero busca la vacuna y reclama cuando los brigadistas no llegan a tiempo”.

Otro factor que abona a estos resultados son los convenios con instituciones que apoyan a las campañas. Por ejemplo, desde el 2011 las prefecturas de Santo Domingo, Manabí, Pichincha, Imbabura y Napo aportan con personal y vehículos para facilitar el trabajo de los brigadistas que aplican las vacunas. Esto surgió luego de los casos de aftosa que entonces se presentaron en 11 provincias con al menos 600 reses afectadas en 36 predios.

Pero la liberación de recursos del Gobierno es el aporte más valorado dentro del diagnóstico que hace Agrocalidad.

Hasta el 2013 se invirtieron USD 35 millones para las dos jornadas de inoculación que se programan cada año (ver gráfico). La entidad indica que la erradicación de la aftosa es un tema prioritario, porque la meta del Gobierno es convertir al país en exportador de carne.

Para alcanzar este nivel se hizo gestiones con expertos internacionales del Centro Panamericano de Fiebre Aftosa.

En marzo del año pasado 140 técnicos de ese organismo ejecutaron una medición en 710 predios ganaderos a escala nacional y determinaron que no existe circulación viral del virus de la aftosa.

El director ejecutivo de Agrocalidad, Diego Vizcaíno, señala que hasta contar con esa certificación se adelantan trámites para exportar carne a Rusia, Perú, Colombia y Venezuela. Con este último país, por ejemplo, ya hay un avance. Venezuela autorizó la exportación de carne de bovino deshuesada desde Ecuador.

Vizcaíno asegura que esto se logró luego de que la Organización Mundial de Sanidad Animal entregara la validación del Programa Oficial de Erradicación de la Fiebre Aftosa y las certificaciones internacionales como “País libre de peste equina” y “País libre de peste de los pequeños rumiantes”. Con ello, el Instituto Nacional de Salud Agrícola Integral de Venezuela entregó a Agrocalidad el Protocolo Zoosanitario para la Importación de Carne de Bovinos deshuesada.

Vizcaíno sostiene que este avance implica la apertura de una nueva alternativa de exportación para la producción pecuaria ecuatoriana. Con esto coincide el representante regional de la Organización Mundial de Sanidadpara las Américas, Luis Barcos.

Durante una visita a Ecuador en el 2013, el funcionario aseguró que existe una gran demanda de carne, leche y huevos en varios países. “Podrían seguir ejemplos de Paraguay que logró multiplicar sus ingresos por exportación de carne de USD 300 a
1 000 millones anuales”. En mayo se inicia la vacunación contra la aftosa. En el sector hay expectativas por las gestiones internacionales.

En contexto


En mayo de cada año se activan brigadas de Agrocalidad que visitan las fincas del país para aplicar las vacunas contra la aftosa. Esta enfermedad se manifiesta en las reses cuando bajan de peso y su producción disminuye. En casos de años pasados incluso hubo muertes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)