26 de December de 2014 14:55

En Cuenca se elaboran caretas personalizadas

Ismael Flores y su padre, Genaro Flores, realizan la elaboración de caretas de forma artesanal. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO.

Ismael Flores y su padre, Genaro Flores, realizan la elaboración de caretas de forma artesanal. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 3
Contento 1
Lineida Castillo. Redactora

El trajín por las compras de la Navidad terminó y ahora las ofertas tienen que ver con la fiesta de fin de año que se aproxima. En la capital azuaya, en el sur del Ecuador, la familia Flores Arias mantiene la tradición de elaborar caretas y monigotes personalizados, bajo pedidos.

Genaro Flores tiene 57 años, es uno de los artesanos cuencanos más reconocidos en este oficio y continuador de una tradición familiar de tres generaciones. Durante todo el año elabora caretas, pero su trabajo se incrementa notablemente desde noviembre.

Flores es conocido por elaborar caretas personalizadas. En su taller ubicado por el sector de Miraflores, en el centro norte de la ciudad, ya tiene monigotes de rostros de políticos conocidos como del ex alcalde de Cuenca, Paúl Granda; del prefecto de Azuay, Paúl Carrasco; del ex asambleísta Kléber Jiménez y del gobernador de Morona Santiago, Rodrigo López.

Ismael Flores y su padre, Genaro Flores, realizan la elaboración de caretas de forma artesanal. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO.

Ismael Flores y su padre, Genaro Flores, realizan la elaboración de caretas de forma artesanal. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO.

Son obras trabajadas bajo pedidos. Los dos últimos, por ejemplo, fueron solicitados por una organización indígena de Morona Santiago y sus costos varían entre USD 80 y 300, dependiendo del tamaño y la complejidad. Flores explica que son costosas porque es un trabajo más elaborado que le puede tomar hasta un mes.

Se apoya en fotos del Internet, levanta el boceto, saca el molde y lo manda a fundir para de allí elaborar el monigote solo con papel reciclado, engrudo y pintura. La obra final es la de un personaje casi idéntico al original, dice Flores mientras muestra los monigotes ya elaborados. “De acá todos se van satisfechos”.

En su taller tiene más de 300 moldes de rostros de personajes que en su momento hicieron historia en la política, en el deporte, en la farándula, en el acontecer internacional. Por ejemplo, del presidente, Rafael Correa; del marchista olímpico, Jefferson Pérez; de fallecido artista Michael Jackson…

En estos días de finales de diciembre y con ayuda de su esposa, Mariana Arias, y dos de sus cinco hijos (Ismael y Nataly) está creando un monigote de alcalde de Cuenca, Marcelo Cabrera; y caretas de la Presidenta de la Asamblea Nacional, del fallecido comediante, Roberto Gómez Bolaños, en sus diferentes personajes; entre otros.

Alejandro Flores en uno de los fundadores de la elaboración de caretas en Cuenca. Tiene 81 años. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO.

Alejandro Flores en uno de los fundadores de la elaboración de caretas en Cuenca. Tiene 81 años. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO.

Genaro Flores viene de una familia de habilidosos artesanos dedicados a este arte. Él lo heredó de su padre Alejandro, quién pese a sus más de 80 años sigue en este oficio, aunque con menos fuerza que antes. Otros tres hermanos de Genaro también viven de esta actividad.

Estas familias producen para cubrir la demanda de Cuenca y de los cantones de las provincias vecinas de Cañar, Loja y Morona Santiago. Acá el trabajo nunca para, todo el año estamos dedicados a producir caretas en serie, dice Flores. La simple al por mayor la venden a USD 1 y 1,50 la unidad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)