27 de septiembre de 2016 00:00

Ecuador muestra su respaldo a exmandataria investigada

Rafael Correa y Cristina Fernández en la Unasur, en Quito, el 5 de diciembre del 2014. Foto: Archivo

Rafael Correa y Cristina Fernández en la Unasur, en Quito, el 5 de diciembre del 2014. Foto: Archivo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1908
Triste 184
Indiferente 3
Sorprendido 0
Contento 23
Adriana Noboa

Cristina Fernández llegará a Quito el jueves. Sale de Argentina en uno de sus momentos más críticos. La expresidenta tiene varios procesos judiciales en su contra. Los más polémicos son conocidos como: ‘Dólar futuro’, ‘Ruta del dinero K’, ‘Hotesur’ y ‘Los Sauces’.

Pero está llamada a declarar el 20 de octubre, por otro caso sobre presuntas irregularidades en la concesión de obras públicas. Esta será la segunda vez que lo haga, desde que dejó la Presidencia en diciembre. La primera fue en abril, por el caso ‘Dólar futuro’.

En medio de este controvertido escenario, Alianza País la invitó esta semana al III Encuentro Latinoamericano Progresista. Y la Asamblea Nacional la condecorará, lo que ha generado críticas.

Cynthia Viteri, precandidata a la Presidencia por el Partido Social Cristiano (PSC), rechazó que una exmandataria “cuestionada por la Función Judicial argentina” sea celebrada. Y reclamó: “¿por qué no buscan aquí, a las mujeres de nuestro pueblo?”.

Pero Gabriela Rivadeneira, presidenta del Legislativo, insistió en que el oficialismo decidió “desenmascarar las intenciones de injerencia, el nuevo Plan Cóndor”. La condecoración representa el respaldo absoluto y firme a los protagonistas de los grandes cambios en la región, dijo.

El internacionalista y excanciller Marcelo Fernández de Córdova se pregunta: ¿qué ha hecho la expresidenta argentina por el Ecuador? Explica que las condecoraciones se entregan “en retribución a servicios relevantes que han hecho al país o, en tal caso, a
la humanidad”.

A su forma de ver, aquí no hay motivo para agradecerle, más aún cuando la transparencia de su gestión gubernamental está cuestionada y los procesos en su contra siguen.

Desde que se conoció su visita al país, en varios medios argentinos se ha mencionado la posibilidad de que se trate de un viaje sin retorno.

Y es que, precisamente, con el presidente Rafael Correa ha mantenido una relación cercana, más allá de la diplomacia.
En el 2007, siendo aún senadora, Fernández ya veía en Correa a un potencial aliado.

Lo visitó en Carondelet en marzo, a pocos meses de las elecciones en su país. Y aprovechó para concretar, para sí misma, la relación política que entonces tenían su esposo y expresidente Néstor Kirchner con el entonces nuevo líder ecuatoriano. Y Correa aceptó y anunció que quería “profundizar las relaciones con Argentina”.

Desde aquella época se han visitado oficialmente en varias ocasiones y han compartido escenarios en eventos internacionales, especialmente vinculados a la Unasur. Este organismo ha sido impulsado con fuerza por ambos.

El excanciller Fernández de Córdova señala que la relación entre los mandatarios es personal y fruto de una ideología. Y que gracias a las reuniones compartidas se habría forjado una verdadera amistad.

Pero advierte que eso no puede interferir con los intereses del Estado ecuatoriano, ya que “estamos viendo que todos los planteamientos del socialismo del siglo XXI están demostrando ahora su tremendo fracaso”.

Desde la llegada de Cristina Fernández al poder -en diciembre del 2007- y hasta la fecha, el presidente Correa le ha mostrado su apoyo total. Siempre ha abogado a su favor en temas polémicos, como las islas Malvinas, los ‘fondos buitre’ y, por supuesto, frente a los recientes procesos judiciales.

Para el Mandatario se trata de una persecución de la derecha, que solo quiere acabar con los líderes autodenominados progresistas. Pero también ha mostrado su solidaridad en momentos menos políticos y más personales, como cuando falleció su esposo y también expresidente Néstor Kirchner y cuando se supo que ella tenía cáncer a la tiroides.

La expresidenta también ha hecho algo similar. Respaldó a Rafael Correa tras el ataque de Colombia en Angostura y tras la revuelta policial del 30 de septiembre del 2010.

Pero, como dice el excanciller ecuatoriano, Cristina Fernández tal vez sí supo poner los intereses de su país primero. En septiembre del 2013, cuando Correa le pidió apoyo en su lucha contra Chevron, la entonces Presidenta de Argentina le dijo que los contratos con la petrolera estadounidense eran innegociables, por ser una cuestión de Estado.

En contexto
Esta semana, Alianza País celebrará el III Encuentro Latinoamericano Progresista en Quito. El jueves, a las 10:00, la presidenta de la Asamblea, Gabriela Rivadeneira, le entregará la condecoración Manuela Sáenz en el Legislativo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (15)
No (21)