13 de julio de 2014 00:05

La comida española es apetecida por los cuencanos

Nuevos restaurantes de comida española se han abierto en el Centro Histórico de Cuenca. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO.

Nuevos restaurantes de comida española se han abierto en el Centro Histórico de Cuenca. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 10
Contento 0
Lineida Castillo. Redactora

España es conocida en el mundo por sus exquisitos platos típicos basados en carnes, embutidos, arroz, papa... pero sobre todo se distingue por utilizar el aceite de oliva y pimentón como ingrediente principal para preparar sus alimentos.

Ese sello está presente en los nuevos restaurantes de comida española que se han abierto en los últimos dos años en el Centro Histórico de la capital azuaya. La Tasca, República Sur Akelare, entre otros, ganando clientela de cuencanos y turistas.

Los Fernández son una de las familias provenientes de Bilbao, ciudad española de gran tradición gastronómica, que le apostaron a Cuenca para abrir su restaurante La Tasca está ubicada en las calles Honorato Vázquez y Hermano Miguel. Padres e hijos atienden a sus clientes en un ambiente acogedor y familiar.

Plato: Alubias en costilla y chorizo. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO.

Plato: Alubias en costilla y chorizo. Foto: Cortesía La Tasca.

Es preferido para degustar los tapeos (variedad de alimentos servidos en las denominadas tapas), tortilla española, pulpo a la gallega, croquetas, chorizos al vino, ensaladilla rusa, morcilla frita… y un sin fin de deliciosos platillos que tienen el auténtico toque español.

Pero también ofrecen platos para los niños como las hamburguesas con pan casero que ellos hornean, con una carne preparada de forma casera. Los martes y jueves preparan menús especiales como las alubias (porotos) con tocino, costilla y chorizo. Los garbanzos con repollo, el guiso de pescado típico de marineros.

Jordi Garrido y Gustavo Sinisterra abrieron su restaurante República Sur hace un año y les va muy bien. Trajeron la gastronomía de su ciudad Valencia y les gustó la capital azuaya por la afluencia turística y la mezcla de culturas que tiene, lo cual le hacen especial y única, dicen.

Su restaurante está muy cerca del Puente Roto, una zona emblemática de esta ciudad patrimonio Cultural de la Humanidad. La especialidad es la paella valenciana que es un plato a base de arroz, carnes de pollo y conejo, verduras, especies, porotos, alcachofas, vainitas… Pero también ofrece la tortilla española, pinchos, arroz negro, salpicones de mariscos, camarones al ajillo… Según sus propietarios son competitivos por los precios, presentación de los platos y calidad.

Tortilla español de papa y cebolla. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO.

Tortilla español de papa y cebolla. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO.

Akelare se impuso en la propuesta gastronómica española hace siete años. Iñigo Sagarna es oriundo del País Vasco y antes administró varios hoteles en Quito. En Cuenca se quedó porque en ese tiempo no había propuestas de gastronomía española.

Su negocio ofrece principalmente tapas y vinos. Por esa trayectoria y los precios accesibles (USD 10 por persona en promedio un plato) es bastante conocido entre los cuencanos, principalmente los domingos.

Ese día su principal oferta: la paella mixta compuesta de variedad de carnes y salchichas; y sangría preparada a base de vinos españoles y cuatro tipos de frutas maceradas. Pero también está la deliciosa tortilla española, preparada a base de huevo y papas, preferida por la cuencana Camila Flores.

Tortilla Española y postre de crema catalana acompañada de sangría. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO.

Tortilla Española y postre de crema catalana acompañada de sangría. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO.

La oferta de la comida española se complementa con la variedad de postres clásicos como la crema catalán, flan de huevo, arroz con leche y natillas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)