14 de agosto de 2014 00:05

Los hijos de los priostes ­viven la fe por ‘La Churona’

Varios priostes el Comité 12 de Agosto y sus hijos participaron en la danza que se desarrolló en el Campo Mariano. Foto: Lilia arias / EL COMERCIO.

Varios priostes el Comité 12 de Agosto y sus hijos participaron en la danza que se desarrolló en el Campo Mariano. Foto: Lilia arias / EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 0
Lilia Arias. Redactora

Los hijos de los priostes heredan la fe por la imagen de la Virgen de El Cisne que sus padres les inculcaron toda su vida. Ellos participan en caminatas, danzas, música, como se ha ­hecho por generaciones.

La alegría de estos jóvenes se impone en los espectáculos que se realizan a diario (desde los primeros días de agosto)
en la parroquia El Cisne, ubi­cada a 74 kilómetros de Loja.

Las azuayas Mishel Chacha y Juliana Pacheco, de 16 y 18 años, son hijas de priostes del Comité de Devotos 12 de Agosto. El pasado martes, ellas y otros 18 jóvenes bailaron para ‘La Churona’, como le dicen de cariño.

Este año, este Comité organizó un espectáculo particular. El desfile cultural-religioso, con el que abrieron la fiesta, estuvo encabezado por los priostes mayores (abuelos), les siguieron sus hijos y sus nietos, quienes han tomado la posta.

Los jóvenes participan principalmente en las danzas, música y extensas caminatas de horas y días, que ofrecen a la imagen religiosa por los supuestos milagros recibidos.

Los priostes más antiguos encabezaron el desfile del 12. Foto: Lilia Arias/ EL COMERCIO.

Los priostes más antiguos encabezaron el desfile del 12. Foto: Lilia Arias/ EL COMERCIO.

Son cinco comités de devotos que llegan al santuario, entre el 6 y 15 de agosto, y se apropian de la fiesta: financian los eventos religiosos, las actividades sociales y culturales...

Chacha y Pacheco también bailan en un grupo de danza de Cuenca. Ellas contaron que los bailes los repasan con dos meses de anticipación y los trajes los alquilan con sus ahorros.

Para la cuencana Patricia Vanegas, encaminar en la fe a los jóvenes es tarea de las familias. Ella recomienda no limitarlos
y dejar que ellos planteen nuevas formas de adorar a la imagen de la Virgen de El Cisne.

El Comité de Devotos 15 de Agosto es el más grande: agrupa a 2 000 personas procedentes de distintas urbes del país y migrantes. Pero solo 150 están activos. No hay un comité de jóvenes, pero según el presidente de esta organización, Milton Pintado, más de 300 hijos de los priostes participan en la celebración que organizan el 14 y 15 de agosto en la parroquia.

Para Pintado, los jóvenes inyectan alegría, perseverancia y fe en esta celebración. Armando Jiménez, rector del Santuario de El Cisne, señala que desde este año pidió a los comités que conformaran grupos juveniles “para que organizaran la fiesta guiados por los padres”.

Para el religioso, eso no es difícil porque la actuación de los jóvenes ha venido por años. “Pero queremos que estén más visibles en la tradición, porque son la prolongación de la fe en el tiempo”, dice Jiménez.

Otro detalle que se destaca es que el mayor esfuerzo físico está representado en los jóvenes. Ellos son quienes caminan kilómetros desde sus ciudades de origen hasta el santuario. Hay un grupo de ciclistas que cada 11 de agosto llega desde Ambato y es una tradición religiosa, cuenta Jiménez.

CISNE

En la música también se cuenta con la participación de los jóvenes. Por ejemplo la Banda Moderna, integrada por 16 personas -de entre 10 y 25 años- oriundas de Cotopaxi; cada agosto acude a dedicarle melodías a la Virgen María.

Byron Yuxi, de 22 años, es el líder de la banda. Se emociona al contar que tocar melodías sacras en la puerta de la iglesia representa el amor y el agradecimiento a la Virgen María, inculcado por sus padres. “Lo hago desde los 12 años”.

La canción Rumbo a El Cisne es la que más se escucha durante el día y anima a los fieles a bailar frente al templo. Para la manabita Mariuxi Collaguazo, de 19 años, con esta participación, están atendiendo al pedido del papa Francisco .

No olvide

En El Cisne hay tres parqueaderos para el estacionamiento gratuito de los vehículos, pero antes se debe obtener un salvoconducto.

170 policías custodian la seguridad en la parroquia lojana. Efectúan controles en el poblado y dentro de la Basílica.

100 casas están calificadas para hospedar a los fieles. Tienen señalética, donde consta el precio del hospedaje por persona.

Catamayo, cantón vecino, a 37 km de El Cisne, posee las dos gasolineras más cercanas para recargar combustible.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)