16 de agosto de 2014 00:05

Los devotos azuayos caminan al encuentro de ‘La Churona’

Los devotos de la Virgen del Cisne continúan en su romería por la vía Cuenca- Loja hacia el Cisne. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO.

Los devotos de la Virgen del Cisne continúan en su romería por la vía Cuenca- Loja hacia el Cisne. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 7
Contento 0
Lineida Castillo. Redactora

Desde principios de agosto del 2014, la vía principal Cuenca-Loja se convierte en un camino de peregrinación motorizada de los fieles que buscan llegar a la parroquia El Cisne, en Loja, al sur del Ecuador, para venerar a ‘La Churona’. La Policía custodia las vías principales para dar seguridad de los peregrinos.

Son largos y fatigosos peregrinajes de más de siete horas de viaje en carro desde Cuenca al Cisne (184 kilómetros). Pero quienes hacen el recorrido en bicicleta o a pie demoran entre dos y cuatro días, soportando los cambios del clima. A todos les mueve un profundo sentimiento de devoción por la Virgen del Cisne que tiene su hogar en el interior de la imponente Basílica de la parroquia del mismo nombre.

Por tercer año consecutivo, el cuencano Raúl Gutama, de 30 años, se embarcó a la 01:00 del pasado jueves 14 de agosto del 2014, para realizar esta travesía. Salió en bicicleta desde su vivienda ubicada en la parroquia Sayausí con otros dos hermanos, un primo y un amigo. Pero a los pocos minutos se desconectó del grupo porque tomó la delantera.

En estos días el viento y el frío calan los huesos. En seis horas, Raúl Gutama había pedaleado 56 kilómetros, sin descanso, y nada lo detenía. En ese sector denominado La Paz hacía su primera parada la familia Becerra Culquicóndor, formada por seis personas. Ellos habían salido de Quito a las 22:00 del día anterior, en una camioneta doble cabina.

Ellos son oriundos del cantón Celica, perteneciente a la provincia de Loja, pero viven en Quito. Cada año hacen un recorrido completo hacia los santuarios de El Cisne y de Guachamamá, en donde se venera a la imagen religiosa de María, representada en la Virgen del Cisne y la Virgen de la Asunción.

La parte posterior del vehículo estaba cargada de víveres, alimentos, ropa, colchones, colchas… y en ese ambiente apenas se veía a los hermanos Betty, Israel y Anthony Becerra, de 17, 15 y 9 años, respectivamente. Ellos viajaban algo incómodos pero contentos porque iban a fortalecer la fe.

Hernán Becerra, de 39 años, contó que la devoción por María empezó hace tres años, cuando su familia estuvo a punto de caer en banca rota por deudas con los bancos. “le pedimos con fe que nos bendiga con trabajo y ella nos escuchó”. En cambio, Raúl Gutama iba a agradecer por la salud de sus tres hijos y de su esposa.

Él tenía previsto llegar a la Basílica del Cisne la tarde del viernes 15 de agosto, para participar de una eucaristía y luego retornar en carro a Cuenca. “Es un viaje largo y esforzado, pero cualquier sacrificio vale la pena en nombre de la familia”, dijo. Desde ese día, la vía Cuenca-Loja soportó una mayor afluencia de peregrinos.

CHURONA

A lo largo de la vía hay pequeños puestos de comida (principalmente café con humitas o empanadas), que sirven a los peregrinos para recargar energías, descansar o abrigarse del frío del páramo.

El jueves 14 de agosto, la Agencia de Tránsito de Azuay y la Empresa de Movilidad del Municipio de Cuenca iniciaron los operativos de control vehicular en las vías y terminal terrestre. Ellos verifican que los conductores porten sus documentos y el estado físico de las unidades.

La Central de Emergencia ECU-911 Austro, a través de sus cámaras de video vigilancia, monitorea el avance de los fieles en los cantones de tránsito (Nabón y Oña) durante la travesía. A través de su cuenta de twitter también puso mensajes informativos y recomendaciones básicas.

Por ejemplo, “si a la romería hacia El Cisne va a pie, tome en cuenta su estado físico, lleve agua y un GPS que permita ubicarlo en caso de que se extravíe. Avise a su familia la ruta que tomará y no camine solo”.

El objetivo de los fieles del resto del país es encontrar a la imagen en su imponente templo, antes de que salga hacia Loja. Otros, en cambio, llegan para acompañarla en la multitudinaria procesión desde El Cisne a Loja, 74 kilómetros, que partirá el domingo 17 de agosto.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)