3 de octubre de 2016 00:00

6 candidatos buscan una figura para vicepresidente

Jorge Glas es el primer candidato a vicepresidente confirmado para las elecciones. Foto: Galo Paguay / El Comercio

Jorge Glas es el primer candidato a vicepresidente confirmado para las elecciones. Foto: Galo Paguay / El Comercio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 42
Triste 2
Indiferente 17
Sorprendido 4
Contento 17
Mario Alexis González

De los siete políticos que han confirmado su candidatura presidencial para febrero del 2017, solo uno ha definido a su compañero de fórmula. Se trata de Lenín Moreno, quien pidió a Jorge Glas que lo acompañe.

En cambio, Paco Moncayo, Cynthia Viteri, Guillermo Lasso, Abadalá Bucaram, Washington Pesántez y Paúl Olsen todavía no tienen un nombre, aunque sí un perfil ideal.

Esto responde a la forma en la que se están estructurando las candidaturas en el país para el próximo proceso, explica Esteban Nicholls, docente de fundamentos de la política en la Universidad Andina.

Los candidatos se seleccionan midiendo su impacto mediático. Es decir, se buscan personalidades fuertes, liderazgos locales: “es una suerte de competencia de popularidad”.

Y hay factores que dificultan la selección. Las alianzas todavía se negocian, dice Nicholls. Sociedad Patriótica, Adelante Ecuatoriano Adelante y Suma, por ejemplo, no han definido si irán en solitario.
Al existir, hasta el momento, seis precandidatos de la oposición, añade el analista, las opciones para vicepresidente se reducen. Esto explica, en parte, por qué no se ha podido definir los compañeros de fórmula, a solo 17 días del inicio de la inscripción oficial de candidaturas.

A Cynthia Viteri, candidata de la Unidad de la centroderecha, se le dio la posibilidad de elegir su acompañante. Ese fue uno de los acuerdos de la coalición. Viteri aseguró que ha empezado el estudio de opciones y espera tomar una decisión en las próximas dos semanas.

En esa tarea se enfoca también Paco Moncayo, presidenciable por el Acuerdo Nacional por el Cambio (centroizquierda). Él dijo que como candidato, su voz cuenta para definir a su compañero de fórmula, pero que el cargo será designado mediante consenso en la alianza.

El exalcalde de Quito considera que debería ser una mujer costeña, para cumplir con principios de equidad de género y equilibrio regional. Otro candidato que está en la búsqueda es Abadalá Bucaram (FE). La tienda decidió que se escoja a un manabita.
Mientras que en Creo, Guillermo Lasso menciionó que su vicepresidente será quiteño. El político dijo públicamente que el empresario Juan Carlos Holguín tiene buen perfil. Aunque no hay nada confirmado aún.

El sábado, la Convención de Alianza País (AP) postuló a Jorge Glas como compañero de Lenín Moreno. El actual Vicepresidente deberá solicitar una licencia sin sueldo para poder terciar en los comicios, según estipula la Constitución, el Código de la Democracia y el reglamento para inscripción de candidaturas del CNE.

Según la última norma, los funcionarios que opten por la reelección en el mismo cargo harán uso de licencia sin remuneración desde la inscripción de su candidatura hasta el día siguiente de las elecciones, es decir, el 20 de febrero del 2017.
Mientras que las autoridades de elección popular que se postulen para un cargo diferente deberán renunciar al que ejercen antes de inscribirse.

Según Fausto Cayambe, asambleísta oficialista, AP tiene previsto inscribir a sus candidatos el 5 de noviembre, una vez que concluya el proceso de designaciones de asambleístas nacionales, provinciales, por el extranjero y parlamentarios andinos.

Es decir, la licencia de Glas correría desde ese día hasta el día posterior a las elecciones. Así superaría la barrera de los tres meses, que manda la Constitución para considerar la ausencia temporal del vicepresidente. En este caso, será atribución del presidente Rafael Correa nombrar a su reemplazo de entre los ministros y ministras de Estado.

Óscar Bonilla, secretario de Acción Política de AP, dijo que en el interior del movimiento no se ha tratado el nombre del posible reemplazo de Glas.

Argumenta que, pese a la cercanía del movimiento con el Gobierno, las decisiones del Ejecutivo no tienen ninguna injerencia de la organización, en esos temas.

Desde el regreso a la democracia, en 1979, el país ha tenido 15 vicepresidentes: 10 elegidos en comicios dentro de un binomio y cinco de selección posterior, para suceder a sus predecesores o, en el caso de Eduardo Peña, por decisión presidencial.

La mayoría de los vicepresidentes (siete) elegidos fueron guayaquileños. Mientras que el perfil profesional más recurrente es el de abogado (cinco).

El vicepresidente, según la Constitución, es quien reemplaza al presidente cuando se ausenta. Por eso las fuerzas políticas coinciden en que debe ser una figura leal.

Y para el desempeño de su cargo, el segundo mandatario cumple con las funciones que cada Gobierno le asigna. En los más de nueve del actual Gobierno, el papel ha sido clave.

En el caso de Lenín Moreno, en el frente social con proyectos como la Misión Manuela Espejo. En el caso de Glas, en cambio, en los sectores estratégicos. Él ha encarnado el anhelo del cambio de la matriz productiva del país.

Para el analista Julio César Trujillo, en la elección del binomio históricamente ha pesado la opinión del presidenciable, sin descartar el diálogo con el partido o alianza a la que representa.
Agrega que para designar esta figura se analiza su contribución para fomentar la unidad nacional, por ello es lógico que se busque el equilibrio regional entre Costa y Sierra. Pero, además, es importante que el elegido cuente con la simpatía del electorado y que funcione como un complemento del presidenciable, cubriendo los vacíos que este pudiera tener.

En contexto

Del 19 de octubre al 18 de noviembre los partidos y movimientos políticos nacionales estarán habilitados para inscribir a sus binomios presidenciales ante el Consejo Nacional Electoral. Además, deben confirmar sus cuadros para la Asamblea.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (22)
No (12)