2 de March de 2010 00:00

Ecuador, en la campaña colombiana

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Santiago Zeas B. Corresponsal en Bogotá y  Redacción Política

[email protected]

El hundimiento de la reelección del presidente Álvaro Uribe aclara el panorama electoral colombiano, donde el futuro de las relaciones  con Ecuador y Venezuela será un tema central de la campaña.

En el caso ecuatoriano, el acercamiento que han iniciado el  presidente Rafael Correa y Uribe, para el restablecimiento de las relaciones bilaterales, deja trazada  una  cancha sobre la cual los aspirantes a la Casa de Nariño difícilmente querrán alejarse.

Sobre todo porque Uribe ha dado señales de querer superar las diferencias que se radicalizaron tras el ataque de Angostura del 1 de marzo de 2008. Los últimos acercamientos que mantuvieron los dos mandatarios, en  la cumbre del Grupo de Río, lo prueban.

Además, porque la Casa de Nariño,  este fin de semana, dio señales de querer  evitar que su  nuevo inquilino se encuentre con dificultades  en el vecindario.  Para tal efecto, Uribe  ha dejado entrever que, para el 7 de agosto, cuando termine su mandato de ocho años,   deberá normalizarse la relación  con Ecuador y avanzar  en un diálogo con Caracas

El internacionalista ecuatoriano, Luis Narváez, ve factible que las relaciones con Colombia, a futuro, tomen un carácter más amistoso y consolidado. Eso se debe, a su juicio, al empuje que los dos gobiernos de Quito y Bogotá  han dado para superar la crisis.  “No importará  quién  llegue a suceder a Uribe, porque estamos hablando de asuntos de buena vecindad”.  

¿Qué pasa si el calendario  de Uribe no llega a cumplirse?  El nuevo tablero electoral colombiano tiene, al menos, cinco  aspirantes y dos precandidatos conservadores, con posibilidades de ganar la Presidencia en Colombia.

En ese sentido, todos han dicho  que  si  llegan al poder, uno de sus objetivos será el restablecimiento de las relaciones con Ecuador, bajo un marco de respeto y cooperación de las dos naciones.
 
De entre esas opciones, es posible distinguir dos grupos. El primero  corresponde a los  candidatos cobijados bajo la coalición del gobierno de Uribe que, durante la crisis diplomática con Ecuador, ha tenido una postura crítica frente al presidente  Rafael Correa.

Se trata del  ex ministro de la Defensa,  Juan Manuel Santos (Partido de Unidad Nacional (La U);  del ex senador Germán Vargas Lleras (Cambio Radical),  y de los precandidatos conservadores  Andrés Felipe Arias ‘Uribito’, y la ex embajadora, Noemí Sanín.

Todos cerraron filas alrededor de la Casa de Nariño tras el ataque a Angostura, asegurando que es una consecuencia de que  Ecuador no haya  colaborado con el Gobierno de Colombia. 

En  su momento, los cuatro respaldaron la actitud hostil de los alfiles de Uribe,  que denunciaron los supuestos nexos entre funcionarios de Carondelet y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.   Incluso, Santos, cuando era   ministro de la  Defensa, reiteró que en territorio ecuatoriano seguían escondidos  los jefes guerrilleros, bajo la supuesta complicidad de Quito.

Por estas razones, Santos se perfila como el candidato oficialista que mayor resistencia genera en el Gobierno ecuatoriano. De hecho,  Correa lo llamó “aprendiz de emperadorcito”, luego de que   acudiera al argumento de la legítima defensa para explicar los hechos del 1de marzo.

Con estos antecedentes, una posible victoria del ex Ministro de la Defensa es un escenario que Ecuador no puede descartar. En primer lugar, porque lidera las encuestas. Pero sobre todo, porque exhibe un discurso más radical que el del propio Uribe.

El ex canciller Fander Falconí, en declaraciones al portal www.ecuadorinmediato.com, dice que  la presidencia de Santos implicaría un peligro  para Ecuador. A su juicio, luego del bombardeo sobre  el campamento de las FARC   se develaron las intenciones de Álvaro Uribe  y su entorno. “Son personajes (refiriéndose a Santos)   siniestros con su tesis de guerra preventiva o la posibilidad de intervenir en terceros países”.   

En el otro grupo están los candidatos con rostro más amistoso hacia Ecuador. La lista la encabeza  Gustavo Petro (Polo Democrático), Sergio Fajardo (independiente) y Rafael Pardo (Liberal). 

En sus discursos han asegurado que es necesario retomar nexos diplomáticos con Quito y  reformular  toda  la relación.
Petro  aparece como candidato de mayor sintonía. Su partido  es cercano a Alianza País.

Los seis candidatos presidenciales más opcionados según la última encuesta
Tres de ellos tienen una visión continuista de la política de Seguridad Democrática.  Revista Semana y RCN publicaron ayer este sondeo.



Juan Manuel Santos,  ‘La U’ 23 %

Cuando fue Ministro de la Defensa dispuso el ataque de Angostura

Ahora  que es candidato  dice que tendrá buenas relaciones con Quito, pero no explica cómo. Ha sido de los  cuadros del uribismo más crítico y hostil frente a Ecuador. Como  Ministro de la Defensa ordenó al ataque a Angostura  y un año más tarde lo justificó, como un acto en  “legítima defensa”. Cree que los  guerrilleros tienen  facilidades en la frontera común. Es aliado de EE.UU.



Gustavo Petro,  Polo Democrático  11 %

El candidato de la izquierda  propone indemnizar a Ecuador

Es el candidato que mayor sintonía ideológica tiene con Ecuador. Cree que es indispensable tener buenas relaciones bilaterales. En su momento,  cuestionó el ataque a Angostura, por considerar que se violó la soberanía ecuatoriana. Por ello exigió al gobierno de Álvaro  Uribe admitir  que actuó fuera del derecho internacional y se comprometa a indemnizar a Ecuador.

Sergio Fajardo Compromiso  Ciudadano 9 %

El respeto a los vecinos es su propuesta para bajar la tensión

El ex Alcalde de Medellín nunca ha estado en Ecuador.  Fajardo ha dicho que Colombia necesita  “institucionalizar las relaciones más allá de los individuos”, porque la situación con los vecinos  está  marcada por el enfrentamiento y es necesario respetar a los vecinos. Fajardo ha lucido ausente de debates polémicos como el convenio con EE.UU. para el uso de las bases militares.    

Germán Vargas Lleras, Cambio Radical   9 %


Los operativos militares son una opción para combatir a las FARC

Representa la línea más dura de la coalición de Gobierno. Se declara el enemigo número uno de las FARC y  aplaudió el ataque   en Angostura, que supuso una violación a la soberanía ecuatoriana.  Vargas deslizó la opción de  repetir  ese tipo de operativos, aunque en las últimas semanas habla de  mantener buenas relaciones con Ecuador.

Andrés Felipe Arias,  Conservador   6 %

Su discurso es similar al de Uribe; hoy pide acercarse a Quito

Cuando las relaciones con Quito estaban rotas repitió el discurso oficial, de que en Ecuador hay presencia de jefes de las FARC.  Desde que asumió la precandidatura  dice que es posible tener una relación respetuosa. Noemí Sanín es su adversaria en las internas del conservadurismo. Ella apoyó toda la política de Bogotá frente a Quito.

Rafael Pardo  Liberal    5 %

La población colombiana debe ser un factor de paz y desarrollo

Fiel a la línea del Partido Liberal ha mantenido una posición moderada y prudente frente al Gobierno ecuatoriano. Afirma que su gobierno apuntará a dar un seguimiento especial a las relaciones con Ecuador. Ofrece políticas para que la población colombiana sea un factor de paz y desarrollo. Pero  pide un trato respetuoso a Ecuador.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)