16 de abril de 2016 12:36

La coyuntura económica impactó en el monto de utilidades a recibir este año

Trabajadores en las oficinas de Telefónica. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Trabajadores en las oficinas de Telefónica. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 23
Triste 2
Indiferente 3
Sorprendido 0
Contento 1
Sofía Ramírez
Washington Paspuel
(I)

El menor dinamismo de la economía golpeó las ventas de empresas de la construcción, importadoras, de software, ensambladoras y otras industrias. Estos sectores pagarán este año menos utilidades.

Las empresas privadas debían cancelar hasta ayer 15 de abril del 2016 este rubro correspondiente al 2015.

Robinson Galarza, gerente de la constructora Galarza & Galarza ubicada en el sector del Valle de los Chillos, en Pichincha, sintió un bajón en las ventas de sus proyectos en el 40% en el 2015.

El constructor atribuye este resultado a la incertidumbre generada por el proyecto Ley de Herencias, temporalmente retirado de la Asamblea. Otro factor está en la falta de liquidez en la economía.

La constructora la Galarza & Galarza proyectaba pagar este año, por utilidades, unos USD 300 a cada colaborador, menos que los USD 1 000 que entregó el año pasado. La firma tiene 150 trabajadores directos.

Las empresas importadoras, en cambio, se vieron afectadas por la imposición de salvaguardias que se aplican desde marzo del año pasado.

Eduardo Albán, presidente de la importadora de Leal Importaciones, explica que, debido a esto, existe una reducción del 30% en la utilidad neta a entregar este año. La firma se dedica a importar máquinas para la industria automotriz.

La cancelación o postergación de algunos proyectos con empresas públicas y privadas por falta de liquidez también afectó a esta importadora.

Albán menciona que este año, en promedio, un trabajador con tres cargas familiares recibió USD 1 400. Mientras que el año pasado, el mismo colaborador se benefició de USD 2 200.

Otras firmas, en cambio, adelantaron el pago de utilidades. Telefónica Ecuador desembolsó estos valores el 12 de abril pasado a 2 045 colaboradores, entre quienes se incluyó trabajadores en guardianía, limpieza, catering, mensajería externa, aunque no mencionó cifras.

Las utilidades de este sector generaron debate el año pasado, cuando se aprobó la Ley de Justicia Laboral.

El cuerpo legal establece que los valores que percibe este segmento no podrán exceder de 24 salarios básicos. La medida se aplica para las utilidades que se generen durante este año y se paguen en abril del 2017. Un grupo de trabajadores de este sector presentó una demanda ante la Corte Constitucional a este artículo.

La operadora de telefonía móvil privada Claro, señaló que el sector de las telecomunicaciones ha sido sujeto a restricciones y costos adicionales, como "la asignación tardía del espectro 4G, la imposición de cupos de importación, aranceles y salvaguardias a teléfonos y componentes de red".

Esto, sumado a una reducción del ingreso, generó una contracción del margen y de la utilidad para los colaboradores.

Paul Escobar, CEO de Ciro Smart Technology señala que este año no pagarán utilidades debido a inversiones en nuevos giros de negocios.

El año pasado esta empresa sumó una nueva línea de producción para el ensamblaje del ‘smartphone’ Ciro modelo C1. Para esto, la firma invirtió USD 1 millón, dinero destinado a la importación de piezas, instalación de planta, compra de equipos, contratación de nuevo personal, etc.

Para Ronald Bravo, gerente general de la firma Reciplásticos, de Guayaquil, la contracción del mercado del plástico en el mundo, por la baja del precio del petróleo, determinó que este año las utilidades se reduzcan en un 50%. La firma tiene una plantilla de 170 empleados.

“Esto se lo comunicamos a nuestros colaboradores con anterioridad, para que revisen sus finanzas, porque muchos de ellos cuentan con las utilidades para ciertas necesidades”.

En el caso de Pronaca, una firma con 8 400 trabajadores, el reparto de utilidades “fue en niveles similares a los del año anterior”, indicó Xavier Tobar, su director de Comunicación.

En el caso de EcuPrinter, una pequeña firma de impresión gráfica de Guayaquil, el reparto de utilidades a sus 18 empleados se redujo en un 60%, con relación al ejercicio del año pasado, indicó su jefe de Ventas, Eduardo Flor. “Nuestros pedidos se contrajeron desde mediados del 2015, lo que afectó nuestros ingresos proyectados para ese año, y por supuesto, afectó la distribución de utilidades”.

A la par del pago de utilidades, empresas como Santos CMI, Corporación GPF, Hotel Dann Carlton, Schlumberger del Ecuador y otras también notificaron en la prensa, a lo largo de todo este mes, de la entrega del beneficio a sus exempleados.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (15)
No (4)