6 de January de 2010 00:00

La ecología también rueda en los automóviles del país

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Moda o no, consumidores y casas de venta de vehículos cada vez están más conscientes del cuidado al medioambiente. Por ello, las ofertas de autos híbridos (que alternan un motor eléctrico con uno a gasolina) aumentan en las vitrinas.  


La preocupación mundial por el calentamiento global  obligó, desde hace varias décadas, a las fabricantes de automóviles a desarrollar modelos cada vez más amigables con el medioambiente. A eso se ha sumado una mayor concienciación de los consumidores, lo que  también ha forzado a realizar dichas transformaciones. En ese nuevo espacio, se ubican los vehículos híbridos, aquellos que tienen dos motores, uno a gasolina y otro eléctrico, y que pueden trabajar por separado o  juntos, dependiendo de  la geografía y el terreno que recorra.

En Ecuador, su presencia se ha intensificado en los últimos cuatro  años y EL COMERCIO  ha seguido de cerca este dinamismo. Los consumidores ven con más agrado su utilización dadas algunas ventajas como el ahorro  de gasolina y el hecho de que por  ser autos ecológicos, el Gobierno promueve su uso   con la exoneración de impuestos a la importación. Estos vehículos tampoco pagan las tasas correspondientes por el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el Impuesto a los Consumos Especiales (ICE).

Para Clemente Ponce, director  de la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador (Aeade), las  medidas son un incentivo para los compradores.

LEY DE COMUNICACIÓN

‘Alianza País pide  libertad con responsabilidad’
ENTREVISTA A  CÉSAR RODRÍGUEZ
Asambleísta de alianza país

Redacción Política

Una vez que comenzó el primer debate sobre la Ley de Comunicación,  ¿cuál es la visión de este proyecto que tiene su bancada legislativa?
Vivimos en un entorno mucho mejor que el anterior, pues se han derrumbado los ‘fantasmas’ que hablaban sobre  la Ley Mordaza. Creo que el acuerdo político y ético que se ha logrado con otras fuerzas políticas de la Asamblea ha determinado establecer los ejes  de lo que significa  la disposición de todos los sectores.

¿De qué forma perjudicaron esos ‘fantasmas’ al acuerdo sobre la Ley?

Generaron  un ambiente muy turbio. Se planteó que tenemos una Ley por debajo de la mesa, lo cual generó suspicacias de que existía un articulado preconcebido y que lo íbamos a sacar como una especie de trampa.  Además,  trabajar en medio de una construcción mediática, en la que  se decía que la
Asamblea es apenas una caja de resonancia del Ejecutivo,   perjudicó mucho al  debate.
 
¿De qué forma se pretende enfocar  a  la libertad de expresión dentro de  la Ley de Comunicación?

Creo que la libertad de expresión en algunos sectores se ha constituido en un libertinaje. Es decir,  ser libres  de hacer y deshacer sin ninguna regulación o responsabilidad. Por lo tanto,  lo que plantemos ahora es libertad con responsabilidad.
 
¿Sintió que el acuerdo podía caerse luego de que la oposición impidió la comparecencia del ministro Jorge Glas para declarar sobre el cierre de  Teleamazonas?

Lo que sentimos es que hay una oposición mediática que no es coherente en determinado momento.  A pesar de que se ha  planteado la necesidad de exigir  explicaciones y fiscalizar,  de manera increíble actúan de   otra forma. Es decir,  no quieren oír nada porque a su juicio todo ya está resuelto. Es una oposición realmente absurda, parece un exabrupto de sectores que privilegian los posicionamientos políticos  y no el diálogo. 

Luego del cierre de Teleamazonas, ¿se podría decir que existe persecución a los medios de comunicación por parte del Régimen?

No. Hay una actitud defensiva de los medios de comunicación. Por primera vez  un Primer Mandatario  se atrevió a cuestionar todo ese poder . Eso es todo. 

¿Los insultos permanentes  que formula  el  Presidente de la República en los enlaces sabatinos  no son una  persecución a la prensa?
 
Como es una situación nueva e inusual en el escenario político del Ecuador, se   ha generado una clase  de relación   nada usual entre ambas partes. Algunos medios de comunicación, no todos, estaban  acostumbrados a ser los defensores de la libertad de expresión  y cuando alguien les cuestiona sienten que  les mueven el piso.  Ahora existe  un relacionamiento  horizontal. Creo que esa posición es buena para los medios y la ciudadanía en general. Esa  es una verdadera democracia. 
 
¿Usted está de acuerdo con el cierre de medios de comunicación?

Nosotros  firmamos un acuerdo político en la Ley de Comunicación, el cual  señala que  no debemos tener un Consejo de Comunicación con  un roles sancionadores que le  permitan   clausurar   medios.  Creemos que  las sanciones  deben ejecutarse una vez que se  agoten todas las instancias que exige  la legislación ecuatoriana en el derecho civil y penal. 


¿Si el presidente Correa veta la Ley, cuál será su posición como asambleísta de A. País?

El veto presidencial, total o parcial, es un mecanismo legítimo y constitucional que  tiene el Primer Mandatario. Eso nos pondría frente a un escenario de estudiar y analizar sobre lo que sucedería. Por lo tanto,  discutiríamos entre los miembros de la bancada oficialista si  apoyamos el acuerdo o la decisión del Ejecutivo. 

El grado   de independencia de  los asambleístas de Alianza País frente al Gobierno a la hora de tomar decisiones ha sido muy cuestionado...

Somos  independientes en la medida que somos dos funciones del Estado que tienen facultades muy claras. Pero somos parte de un proceso histórico que ha sido   validado en las urnas. En el marco de la definición de las responsabilidades que posee el  Ejecutivo , tenemos la absoluta correspondencia y comprensión del límite de nuestra responsabilidad  y la vamos a asumir. En ese sentido somos autosuficientes en nuestras facultades. 

Sin embargo, la oposición señala que ustedes responden a las órdenes del Palacio de Gobierno. ¿Cómo asumen esa clase de declaraciones?
   
Existen imaginarios de los sectores reactivos al cambio y que se oponen a este. Quienes dicen eso  buscan construir una  imagen de  un Presidente autoritario y dictador, pero eso no  corresponde  a   la realidad. Los  objetivos de la revolución ciudadana se  han cumplido en paz y democráticamente en los   últimos tres años.     El proceso constituyente ha sido un proceso de participación. Ese imaginario que nos endilgan no es justo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)