20 de septiembre de 2015 00:00

El Consep enfocó su gestión en estudiar el consumo de drogas

El Consep, junto con la Policía, hace programas de prevención sobre consumo de drogas. Foto: Archivo / EL COMERCIO

El Consep, junto con la Policía, hace programas de prevención sobre consumo de drogas. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 10
Triste 2
Indiferente 3
Sorprendido 1
Contento 3
Sara Ortiz

Fue creado hace 25 años y ahora desaparecerá por una disposición legal. En septiembre de 1990, el Consejo Nacional de Control de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas (Consep) nació junto a la Ley 108 de drogas. Entonces se le encomendó ser la instancia que articulara el combate a los narcóticos desde una “visión integral”, con patrimonio propio y jurisdicción coactiva para recaudar recursos.

El organismo no aparece en el proyecto de Ley de prevención de drogas que llegó el 2 de diciembre del 2014 a la Asamblea, para fortalecer la prevención y rehabilitación de personas con adicciones a narcóticos. De hecho, en los considerandos de la propuesta oficial se dice que el combate y la represión a las drogas no han dado resultado y que se debe cambiar la forma de afrontar este problema.

En reemplazo del Consep se plantea crear una Secretaría Técnica, que estará a cargo de la Presidencia de la República y ya no de la Procuraduría del Estado, como ocurre con el actual Consejo.

Pero ¿qué es el Consep? ¿Qué consiguió en este tiempo de operaciones? Ese Consejo es una entidad con más de 300 empleados y en el 2014 manejó un presupuesto de USD 16,8 millones. Su Consejo Directivo está conformado por los ministerios de Salud, Educación, Inclusión Económica y Social, Defensa, Relaciones Exteriores, Comercio, del Interior y de Justicia. En todos sus años de gestión enfocó su trabajo en la prevención y tratamiento de drogas. Pero también estuvo a cargo del manejo de bienes incautados en casos de narcotráfico, que ahora están en manos del Servicio de Gestión Inmobiliaria del Sector Público.

Otra área de trabajo es el control que ejerce sobre insumos y fármacos sujetos a fiscalización. Sin embargo, en este campo, el Ministerio de Salud también tiene un programa de control. Incluso en el área de educación comparte competencias sobre los programas de prevención del uso de drogas en adolescentes con el Ministerio de Educación.

Este Diario visitó dos colegios en donde el Consep realizó campañas de concientización sobre el uso de drogas. Al ser consultados, los jóvenes aseguraron que se trataron de talleres “sin mucho impacto” y que “faltó información”.

La Ley de Drogas plantea que “es necesario determinar los responsables de formulación de las políticas (de drogas)”.

Para Rodrigo Vélez, presidente del Consep, la desaparición de la entidad tiene como objetivo mejorar su eficacia. “Para el presidente (Rafael Correa) es una debilidad que una instancia que tiene que tomar decisiones políticas no esté con él. Esta entidad, históricamente, ha llevado con mucha responsabilidad la política de las drogas”, dijo.

La asambleísta María José Carrión, de la Mesa de Salud, indica que incluso por la duplicidad de competencias, el personal del Consep será evaluado antes de decidirse si pasará o no a la Secretaría Técnica.

“En el caso de los medicamentos, el control pasa a la Agencia Nacional de Regulación y Registro Sanitario”.
Otra área de trabajo de esta entidad fue los estudios sobre consumo de sustancias estupefacientes. En el 2012 lanzó la Cuarta Encuesta Nacional sobre uso de drogas entre estudiantes de 12 y 17 años. Sin embargo, la entidad no tiene estudios sobre los avances en la reducción de la demanda del consumo en el país.

En el 2012 creó un nuevo reglamento por iniciativa del Ministerio de Salud para la Regulación de los centros de recuperación para personas con adicciones. Fue la primera vez que se intentó regular este tipo de clínicas, que la Fiscalía investiga por acusaciones de supuestas violaciones a los derechos humanos.

Las reformas más importantes que deja el organismo fue la creación, en el 2013, de la tabla para el porte máximo de drogas para el consumo personal. Que fue el primer paso para la “regularización” del uso de narcóticos, considerado en el Constitución como un problema de salud pública.

Sin embargo, las recientes declaraciones del presidente Correa advierten que las penas para los traficantes, entre estos consumidores que se dedican a la venta, de drogas serán cada vez más duras. El viernes pasado, la Corte Nacional de Justicia aprobó la acumulación de penas por drogas cuando el detenido por tráfico o posesión tenga más de una sustancia. En ese caso se suma cada condene según la droga. También, el propio Consep redujo las cantidades de la tabla de tráfico, que presentó en el 2014 y la Asamblea prevé una reforma al Código Integral Penal para asegurar la prisión preventiva en los casos de tráfico en mínima escala. La consigna es “cero tolerancia” al microtráfico.

En contexto

En abril del 2014, el presidente Correa ya anunció las reformas para que el Consep pase a depender de la Presidencia, pero hace dos semanas pidió a la Asamblea acelerar este trámite. La entidad, por su parte, presentó una modificación a la tabla de tráfico.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)