30 de abril de 2016 17:51

Las donaciones a Jaramijó llegaron desde Flor de Bastión

Jaramijó es uno de los cantones de Manabí más afectados en su estructura después del terremoto, por eso una camioneta de de Flor de Bastión (barrio popular de Guayaquil) llegó con donaciones. Foto: Santiago Guerrero / EL COMERCIO

Jaramijó es uno de los cantones de Manabí más afectados en su estructura después del terremoto, por eso una camioneta de de Flor de Bastión (barrio popular de Guayaquil) llegó con donaciones. Foto: Santiago Guerrero / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Santiago Guerrero

Los pobres ayudan a los más pobres, una imagen que se repite a lo largo y ancho de las provincias de Manabí y Esmeraldas, las más afectadas por el terremoto de 7.8 grados del pasado 16 de abril.

Este sábado 30 de abril, una camioneta cargada de agua, colchonetas, ropa y alimentos se estacionó en el canchón junto a la Cruz Roja de Jaramijó. Enseguida aparecieron decenas de damnificados para tratar de obtener algo de ayuda.

Los kits y platos de comida que se regalaban venían desde Flor de Bastión, uno de los barrios más populares de Guayaquil. Los moradores de ese sector de la Perla del Pacífico hicieron sus donaciones en la iglesia Bastión de María y los canalizaron a través de la Asociación Virgen María de Medjugorje.

"En Bastión Popular la gente es muy pobre y de ahí salieron las donaciones. Hemos preparado 350 almuerzos y los estamos repartiendo en localidades que están alejadas y donde la ayuda no está llegando como en otros lados", contó Lucía Arias, voluntaria de la Asociación Virgen María de Medjugorje.


Mientras tanto, dos personas que llegaron desde Guayaquil repartían todo lo que tenían en la camioneta hasta que la situación se les fue de las manos. En principio, los moradores de Jaramijó respetaron la fila que se hizo, pero luego se abalanzaron para tratar de sacar provecho. Los más ágiles se llevaron botellones de agua y algo de ropa.

Jaramijó es uno de los cantones de Manabí más afectados en su estructura después del terremoto, decenas de viviendas se destruyeron y muchas otras tendrán que ser demolidas, porque quedaron muy débiles tras el sismo. Se han improvisado algunos albergues temporales.

Jaramijó es uno de los cantones de Manabí más afectados en su estructura después del terremoto, por eso una camioneta de de Flor de Bastión (barrio popular de Guayaquil) llegó con donaciones. Foto: Santiago Guerrero / EL COMERCIO

Foto: Santiago Guerrero / EL COMERCIO


A esta zona llegaron rescatistas venezolanos de la Fuerza de Tarea Humanitaria Libertador Simón Bolívar e inspeccionaron cada una de las casas que se derrumbaron y las que quedaron de pie, pero en mal estado. Según el cuerpo de bomberos, solo una persona falleció en este lugar.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)