19 de agosto de 2017 09:37

Dolor y reclamos en el sepelio de una de las dos niñas que fallecieron por una posible intoxicación

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Elena Paucar

La Policía tuvo que resguardar la puerta de ingreso a la escuela donde estudiaban dos niñas de 7 años, quienes fallecieron el pasado miércoles por una posible intoxicación que las autoridades investigan. Dentro de un féretro blanco, el cuerpo de Ana recorrió por última vez el plantel donde cursaba el tercer año de educación básica.

Este viernes 18 de agosto del 2017, sus familiares se amontonaron en los exteriores de la institución, ubicada en el cantón Naranjal (Guayas). Allí, pidieron a gritos poder entrar, antes de dirigirse al cementerio para el sepelio de la pequeña. Y lograron hacerlo ante los reclamos.

Dos niñas que estudiabDos niñas que estudiaban en un plantel del cantón Naranjal, provincia del Guayas, fallecieron el 16 de agosto del 2016 después de haber sido atendidas en el hospital. Se presume que las menores habrían muerto por un caso masivo de in

Dos niñas que estudiaban en un plantel del cantón Naranjal, provincia del Guayas, fallecieron el 16 de agosto del 2016 después de haber sido atendidas en el hospital. Imagen del 17 de agosto cuando familiares de las niñas se agruparon en los exteriores de la institución. Foto: Cortesía Notiflash


Los padres de la menor contaron que tuvo problemas respiratorios. Ellos creen que la causa habría sido el producto lácteo que ingirió en la escuela.

El pasado miércoles, Susana Salas, directora distrital de Salud, explicó a los medios locales que las menores sufrieron un “envenenamiento por agente no específico”, que les causó severas complicaciones respiratorias.

“Hemos hablado con algunos especialistas y nos dicen que no pudo haber sido la ingesta, como presumen los familiares que fue una leche de la escuela (…). Tuvo que ser un componente muy fuerte para que la reacción haya sido inmediata, porque esto no es de horas o días, sino minutos”, dijo Salas.

Este viernes, el ataúd de Ana recorrió algunas calles de Naranjal. Sus familiares también detuvieron el cortejo fúnebre frente a la Fiscalía para pedir que se esclarezcan la causa de muerte. Durante las autopsias se tomaron muestras de fluidos estomacales.

A las quejas frente a la Fiscalía se unió la madre de otro menor que habría fallecido en julio pasado, dentro del mismo plantel. La mujer explicó que su hijo, de 15 años, murió por una fractura del cuello durante la jornada escolar.

Ante este fallecimiento, la Coordinación zonal de Educación informó que el caso está en indagación previa “y será el fiscal quien determinará las causas de su muerte”. El Ministerio de Salud, la Policía Judicial y la Dinapen son parte de las investigaciones, según explicaron.

Actualmente, para afrontar la pérdida de las dos pequeñas, Educación dispuso dar apoyo psicoemocional a sus familias, a los 41 compañeros con quienes compartían el aula y a sus maestros. “Se realizarán intervenciones con actividades restaurativas por la pérdida de las compañeras”, indicó la Coordinación zonal.

El ministro de Educación, Fander Falconí, convocó a una mesa de trabajo para las investigaciones. El jueves, en Guayaquil, informó que por ahora, y solo como una medida preventiva, se suspendía la entrega del producto lácteo que es parte del programa de alimentación escolar.

“No se ha demostrado que es la leche, es una medida netamente preventiva el no seguir expendiendo este producto lácteo”, dijo el ministro.

La Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa), del Ministerio de Salud, está a cargo del análisis del lácteo. En 15 días estarán listos los resultados.

Cerca de las 15:00 del viernes, el ataúd de Ana llegó al cementerio de Naranjal. Su tumba quedó cubierta de rosas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (2)