28 de January de 2010 00:00

¡Disidencia,… ahora!

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Luis Maldonado Arteaga

Si  se nos obliga a transitar por caminos escabrosos, llenos de estulticia, politiquería, nefasto regionalismo, retrógradas actitudes y acciones de burócratas y asambleístas constituyentes, “especialistas en nunca ponerse de acuerdo en algo positivo para el país”.

Si progobiernistas y contrarios al Gobierno nos endilgan embarcarnos en una panga sin rumbo, optando por la decisión fácil  de no enfrentarlos y emigrar a mendigar pan, justicia y equidad en el extranjero.

Si  grupos de poder adversos al Gobierno de turno desfiguran la verdad con sus medios de comunicación e inhumanamente suben el costo de los productos de primera necesidad, convirtiéndose  en  verdugos sin que nosotros los afectados, sus víctimas,  nos enteremos.

¿Qué nos queda por hacer? ¿Seguirles el juego? No tomarlos en cuenta y con vergüenza y cabizbajos, embarcados en este ‘ferry’ politiquero, navegar sin rumbo hasta la cascada del acabose o, definitivamente envalentonarnos e históricamente disidir, con rebeldía, trazándonos  un plan estratégico, con  visión  y misión totalmente pragmáticas, que nos lleve a eliminar tanta  trapaza crónicamente organizada y malévolamente ejecutada, tanto por los “pros como por los contras del Gobierno actual”.

Solo así  los ciudadanos que verdaderamente ansiamos el cambio y la paz alcanzaremos por fin, una mejor calidad de vida. ¡Nos la merecemos!

No es “Estatal”  la U. de Guayaquil

Soy profesor de la Universidad de Guayaquil, graduado al igual que algunos de ustedes en esta universidad, y  me sorprende  con qué facilidad le cambian el nombre por el de  Estatal. Los  graduados que tienen un diploma en su oficina o domicilio  coronan su título expedido por la Universidad de Guayaquil.

El apodo de estatal se forjó en la Policía  durante la dictadura militar de 1963 para diferenciarla de otras, y luego,  otros  han seguido utilizando el apodo,  sobre todo los que creen que las universidades privadas  son mejores y las privilegian  llamándolas con su propio nombre. Por favor,  no sigan con esa forma de disminuir el buen nombre de la Universidad de Guayaquil, usando un apodo.

Luis Marín-Nieto

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)