8 de agosto de 2015 16:16

Alrededor de USD 200 se pagaba para obtener el certificado de aprobado de la revisión técnica vehicular

La atención en el centro de revisión vehicular, en Guamaní, fue normal este 8 de agosto. Foto: Mayra Pacheco/ EL COMERCIO.

La atención en el centro de revisión vehicular, en Guamaní, fue normal este 8 de agosto. Foto: Mayra Pacheco/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 44
Triste 3
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 5
Mayra Pacheco
Redactora (I)

El pago de dinero adicional para obtener el certificado de aprobado de la revisión técnica vehicular era una práctica conocida entre los usuarios frecuentes de este servicio.

Este 8 de agosto, en el centro de revisión vehicular de Guamaní, en el sur, propietarios de carros de uso público comentaron que para obtener este documento se solicitaba USD 200 o más. Aparte del pago se pedía el número de las placas.

Santiago Calvopiña, conductor de un taxi quien la mañana de este 8 de agosto acudió con el vehículo para cumplir con este trámite, señaló que en ocasiones se le han acercado personas a ofrecerle el certificado de aprobado sin presentarse.

Las condiciones que le habían planteado a Calvopiña era cancelar hasta USD 280. “Me decían que no era necesario ingresar al centro de revisión, ellos mandaban fotografías de las placas del vehículo”. Pero este usuario aseguró que no accedió a esta oferta.

La falla recurrente en la unidad de Calvopiña era la emisión de gases. Por eso, él optaba por calibrarlos y cumplir con el trámite ordinario.

Antonio Paspuel, otro usuario del centro de Guamaní quien conduce un bus, comentó que en su círculo de conocidos se escuchaba que algunos compañeros se unían para conseguir el certificado de la revisión vehicular “por la izquierda”.

La base mínima que se solicitaba por cada bus era USD 200, dijo el conductor. Él sostuvo que tampoco recurrió a este servicio. “El papel no es una garantía de que el bus esté en buen estado mecánico”.

Luis Macas, quien acudió hoy a realizar este trámite por primera vez, mencionó que también ha escuchado que para aprobar aún sin tener el carro en óptimas condiciones se debe dejar propinas. “No estoy de acuerdo con esta práctica. Conducir un carro en mal estado representa un riesgo”.

La entrega de propinas a los funcionarios de los centros de revisión vehicular está prohibida, según las reglas que se exponen en la puerta de ingreso de estas dependencias.

Ahí se señala que no se debe dejar dinero en el auto ni ofrecerlo a los funcionarios, porque caso contrario el vehículo no será revisado. También se establece que solo puede ingresar una persona por cada automotor, entre otros.

En el interior del centro de revisión el contacto con los funcionarios es mínimo. Calvopiña recordó que las personas que atienden en las ventanillas entregan el turno al recibir las llaves y documentos del carro. “Con los técnicos no hay contacto”.

Este 8 de agosto en esta dependencia el servicio fue regular. La detención de 23 trabajadores que trabajaban en los centros de Guamaní, Los Chillos y Guajaló, realizada el 5 de agosto, no ha incidido en la atención a los usuarios.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (16)
No (2)