1 de noviembre de 2015 14:55

Un tránsito fluido y una buena afluencia normal de personas se observó en el cementerio de San Diego

Las personas comenzaron a llegar hasta el cementerio de San Diego para visitar las tumbas de sus amigos y familiares. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Las personas comenzaron a llegar hasta el cementerio de San Diego, en Quito, para visitar las tumbas de sus amigos y familiares. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Valeria Heredia

El tránsito vehicular en las afueras del cementerio de San Diego, en el centro de la urbe, fue fluido. El sentido sur-norte de la Mariscal Sucre fue en el que se registró mayor número de vehículos. El sentido norte-sur estuvo muy libre.

Otra de las calles que presentó congestión fue la Farfán, en la entrada principal del cementerio. En esta se observó una gran cantidad de vehículos, en su mayoría, particulares. De estos se bajaban las personas para visitar la tumba de sus seres queridos.

Con flores, tarjetas y serenatas, ingresaban a este espacio. Laura Díaz , quien vive en los Dos Puentes, en el sur, acudió a arreglar y a dejar flores a su mamá, su papá y a sus nietos. En total dejó flores a sus cuatro familiares que ya no están. Para ella es importante recordar a sus seres queridos, porque fueron parte esencial en su vida. "No solo se les recuerda en esta fecha sino cada día, porque les quisimos mucho".

La música acompañó a los familiares que decidieron visitar las tumbas de sus seres queridos en el cementerio de San Diego en Quito. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

La música acompañó a los familiares que decidieron visitar las tumbas de sus seres queridos en el cementerio de San Diego en Quito. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Luis Leimer y su esposa fueron a visitar a dos familiares: tío y hermano. Aseguraron que estas tradiciones no se pueden perder porque es parte de la identidad de los ecuatorianos y refuerzan el sentimiento de cariño de las familias. Ellos arreglaron el nicho y lo adornaron con flores sintéticas, naturales y tarjetas.

En la parte externa e interior del cementerio se observó ventas de flores, tarjetas, botellas y el alquiler de escaleras y demás implementos para la limpieza de las tumbas.

Los arreglos en las tumbas, las flores, las tarjetas y la música se pudieron apreciar este domingo 1 de noviembre del 2015 en el cementerio de San Diego. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Los arreglos en las tumbas, las flores, las tarjetas y la música se pudieron apreciar este domingo 1 de noviembre del 2015 en el cementerio de San Diego. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Mayra Vásquez alquila escaleras para que las personas acomoden los nichos altos. El costo es de USD 0,50. Relató que este día no se ha registrado mucha afluencia de personas como los años anteriores. "No se ha visto las llegada de mucha gente. Esperamos que mañana (2 de noviembre) lleguen más visitantes".

Las personas continúan llegando para recordar a sus familiares.

Las personas comenzaron a visitar  las tumbas en el cementerio de San Diego este domingo 1 de noviembre del 2015. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Las personas comenzaron a visitar las tumbas en el cementerio de San Diego este domingo 1 de noviembre del 2015. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)