20 de febrero de 2016 17:42

Detenido en protestas recuperó la libertad y fue a Pascuales a comer fritada y salchicha

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 17
Juan Carlos Mestanza

El abrazo con su esposa Teodora Anchundia, sus dos hijas y su nieta, al salir del Centro de Rehabilitación Social de Guayaquil, parecía interminable. Francisco Sampedro, detenido durante las protestas sociales en contra del Gobierno, en noviembre pasado, recuperó su libertad.

La tarde de este sábado 20 de febrero del 2016, este chofer que se dedica con su camioneta a ofrecer fletes dejó el presidio y ahora enfrentará su juicio en libertad.

Junto a familiares, amigos y su abogado, Juan Vizueta, lo primero que hizo Sampedro antes de ir a su casa, en el Suburbio de Guayaquil, fue visitar la parroquia Pascuales para servirse un caldo de salchicha y un plato de fritada.

"Es muy doloroso haber sufrido 86 días injustamente detenido. Allí no hay futuro de rehabilitación para un preso, más bien se empeora y se corrompe más. Es triste, se está mal comido, sufriendo maltrato de otros presos, de los guías", dijo luego de degustar sus platos favoritos.

Recordó que el día de su detención había cobrado USD 25 por un contrato de dos horas. "Llegando a mi domicilio me interceptaron dos carros con policías. Me treparon al vehículo de ellos, me dijeron agáchate, me aplastaron los pulmones con sus botas y de ahí no recuerdo más porque me golpearon y no me dejaron ver nada".

Luego detalló que lo llevaron al Cuartel Modelo, a la Policía Judicial. "Me tenían de arriba abajo, querían que les firme un poco de papeles echándome la culpa de algo que no había cometido. Me acusaban de terrorista, un mayor, un capitán y dos tenientes me torturaron psicológicamente, pero no di mi brazo a torcer y no les firmé nada. Por 10 palos de banderas me acusaron de terrorista".

Con la frente en alto dice que ahora va a reclamar sus derechos por todo lo que lo humillaron, hará la gestión para retirar su vehículo y seguir ganándose el día a día, y a recuperar el tiempo que estuvo lejos de su familia. Luego se retira a abrazar a su pequeña nieta.

Para su abogado Juan Vizueta está culminando una semana muy satisfactoria, pues su cliente obtuvo su libertad en el Día del Abogado. "El señor Francisco Sampedro fue acusado del delito de transportar armas biológicas, nucleares lo que nunca pudo ser confirmado por la Fiscalía. Las grandes evidencias con las que se justificaron fue el parte de la Policía que mencionó que en su poder se le encontraron cuatro palos de madera, tres palos plásticos, una bandera roja y un talonario que justificaba la actividad lícita que tenía el señor Sampedro que no era otra que el de ser un transportista".

Por ello cuestionó que se lo haya mantenido privado de su libertad por 86 días y recién al término de la instrucción fiscal, en el momento en que se lleva la audiencia preparatoria de juicio se llega a establecer que no es ese el tipo penal.

"Ayer se ha cambiado el tipo penal. Ya no son armas nucleares ni biológicas si no que son el transporte de petardos, de explosivos de baja monta que de una u otra manera estaban ese día junto a monigote en forma de borrego", acotó.

Y anticipó que luego que se agoten las instancias jurídicas dentro del país, llevaron el caso de Francisco Sampedro a la instancia de la justicia internacional.

Durante una manifestación en contra de las enmiendas constitucionales, el 26 de noviembre del 2015, a la altura de Malecón y Nueve de Octubre, centro de Guayaquil, se produjeron incidentes y la quema de llantas dentro de las cuales habían petardos. La explosión de estos causó heridas a tres policías.

Sobre la camioneta de Sampedro llevaba un monigote en forma de borrego. Casi tres horas después de los incidentes fue detenido al llegar a su casa.

Fernando Vergara, juez que sigue la causa en su contra, ordenó ayer viernes por la tarde su libertad. Fue luego de una audiencia de evaluación y preparatoria de juicio en la Unidad de Flagrancia de Guayaquil. Francisco Sampedro deberá enfrentar el juicio en libertad. Como medidas cautelares no podrá salir del país y además deberá presentarse cada quince días ante el juez de la causa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)