22 de febrero de 2017 00:00

Ocho detalles clave para la operación de la tuneladora

Se inició el montaje de la tuneladora La Guaragua. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

La Guaragua empezará a dar forma a un tramo del túnel esta semana. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 12
Mayra Pacheco
Redactora (I)
[email protected]

Una ‘fábrica’ rodante gigante empezará a excavar el primer tramo del túnel del Metro de Quito, en los próximos días. La tuneladora, conocida como La Guaragua, junto con un grupo de 60 personas –por turno- estarán a cargo de operar esta maquinaria.

Al empezar con esta intervención, en la parte subterránea de la ciudad, los operarios trabajarán, literalmente, mientras La Guaragua se mueve de a poco desde El Labrador hasta La Alameda. Serán 8,1 kilómetros de distancia.

En promedio, la edificación de este tramo del túnel tomará unos 16 meses, precisó José Pablo Castro, coordinador de la construcción del túnel entre El Labrador y La Alameda.

Durante este tiempo, alrededor de 240 operarios -60 por turno- pasarán al menos ocho horas al día en el ‘interior’ de la tierra. Caminarán por estrechos pasillos, ingresarán a espacios confinados para hacer su labor, comerán ahí mismo...

En fin, este equipo de gran magnitud se convertirá temporalmente en su segundo hogar. Castro explicó los aspectos curiosos de la tuneladora.

Apoyo. El ensamblaje y operación del primer kilómetro y medio de La Guaragua serán supervisados por un equipo de expertos alemanes. La maquinaria fue construida por la empresa Herrenknecht, radicada en Schwanau, Alemania. Foto: Julio Estrella / EL COMERCI

Apoyo. El ensamblaje y operación del primer kilómetro y medio de La Guaragua serán supervisados por un equipo de expertos alemanes. La maquinaria fue construida por la empresa Herrenknecht, radicada en Schwanau, Alemania. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Dimensión. La tuneladora está distribuida en tres niveles. Para acceder a estos, las personas se deben movilizar por estrechas escaleras metálicas. En total, este equipo mide 100 metros de longitud por 9,40 metros de ancho. Foto: Julio Estrella / EL COMER

Dimensión. La tuneladora está distribuida en tres niveles. Para acceder a estos, las personas se deben movilizar por estrechas escaleras metálicas. En total, este equipo mide 100 metros de longitud por 9,40 metros de ancho. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Flexibilidad. La parte frontal de la tuneladora tiene una articulación que permite que esta maquinaria realice giros en los tramos que requiera. Toda la pieza delantera pesa 800 toneladas, el resto (lo posterior) pesa 400 toneladas. Foto: Julio Estrella /

Flexibilidad. La parte frontal de la tuneladora tiene una articulación que permite que esta maquinaria realice giros en los tramos que requiera. Toda la pieza delantera pesa 800 toneladas, el resto (lo posterior) pesa 400 toneladas. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Excavación. La rueda de corte, encargada de remover la tierra, tiene una especie de dientes que retira la tierra y la conduce hacia un espacio para sacarla al exterior. Este proceso no genera polvo, el material sale en forma de pasta. Foto: Julio Estrella

Excavación. La rueda de corte, encargada de remover la tierra, tiene una especie de dientes que retira la tierra y la conduce hacia un espacio para sacarla al exterior. Este proceso no genera polvo, el material sale en forma de pasta. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Movimiento. En la parte inferior la tuneladora tiene unas ruedas (buggiies) que le permiten moverse, cuando se ejerce presión sobre las dovelas (piezas de hormigón). Se avanza unos 100 milímetros cada minuto, al mes serán 400 metros. Foto: Julio Estrella

Movimiento. En la parte inferior la tuneladora tiene unas ruedas (buggiies) que le permiten moverse, cuando se ejerce presión sobre las dovelas (piezas de hormigón). Se avanza unos 100 milímetros cada minuto, al mes serán 400 metros. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Alimentación. Los operarios cuentan, en el segundo nivel de la tuneladora, con un comedor que tiene capacidad para 20 personas. Tiene lavamanos, mesas, sillas. Es un espacio cerrado. Y afuera, disponen de servicios higiénicos. Foto: Roberto Peñafiel / EL

Alimentación. Los operarios cuentan, en el segundo nivel de la tuneladora, con un comedor que tiene capacidad para 20 personas. Tiene lavamanos, mesas, sillas. Es un espacio cerrado. Y afuera, disponen de servicios higiénicos. Foto: Roberto Peñafiel / EL COMERCIO

Logística. Para dotar de material, trasladar al personal y dar mantenimiento a la tuneladora se utilizan unos vehículos especiales. Estos cuentan con un volante y pedales en ambos extremos para que se movilicen en este espacio reducido. Foto: Julio Estrel

Logística. Para dotar de material, trasladar al personal y dar mantenimiento a la tuneladora se utilizan unos vehículos especiales. Estos cuentan con un volante y pedales en ambos extremos para que se movilicen en este espacio reducido. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Limpieza. El personal cuenta con dispensadores que permiten lavar los ojos, en el caso de que tengan contacto con elementos irritantes. La tuneladora tiene una tubería incluida que permite dotar de agua a esta maquinaria. Foto: Julio Estrella / EL COMERCI

Limpieza. El personal cuenta con dispensadores que permiten lavar los ojos, en el caso de que tengan contacto con elementos irritantes. La tuneladora tiene una tubería incluida que permite dotar de agua a esta maquinaria. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (17)
No (0)