29 de septiembre de 2016 19:05

La destrucción de un fotorradar, las altas multas y la reubicación de tres de equipos causan polémica en Ambato

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 8
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 9
Fabián Maisanche

La destrucción de un fotorradar, las altas multas y la reubicación de tres de los ocho equipos tecnológicos, que controlan la velocidad vehicular, causan polémica en el cantón Ambato de la provincia de Tungurahua.

Los usuarios frecuentemente recurren a las redes sociales como Facebook y Twitter para denunciar y presentar los reclamos, especialmente por el cobro de las multas.

El 17 de septiembre del 2016, un dispositivo fue destruido por tres jóvenes. El hecho ocurrió en la madrugada del sábado 17 de septiembre del 2016, en la avenida Manuelita Sáenz, ubicado al sureste de la urbe.

Los chicos que se movilizaban en un automóvil rojo excedieron el límite de velocidad, 50 kilómetros en el área urbana. La infracción fue captada por la cámara de la empresa Safety Enforcement Seguridad Vial (SES), propietaria de los equipos y que está cargo del sistema fotorradares, por delegación del Municipio. Ellos deberán cancelar USD 1 000 cada uno y durante dos años participar en campañas comunitarias en contra del consumo de bebidas alcohólicas y de seguridad vial. A ese acuerdo llegaron los involucrados y la empresa SES.

Entre agosto y septiembre de este año, por disposición de la Dirección de Transito, Transporte y Movilidad del Municipio de Ambato, los técnicos de SES reubicaron tres de los ocho fotorradares. El gerente general de SES, Jaime Castellanos, indicó que la empresa está cumpliendo con las disposiciones del Municipio y colaborando para que los conductores se sensibilicen y sean responsables al conducir un vehículo por las vías de la ciudad.

Justificó que la movilización de los tres dispositivos corresponde a un análisis técnico que desarrollaron los expertos de la Dirección de Transito, Transporte y Movilidad del Municipio de Ambato.

El fotorradar que se encontraba en la avenida Indoamérica conocida como el sector El Pisque fue trasladado a la avenida Indoamérica y Guanajuato (Huachi Grande). Mientras que los aparatos que funcionaban en la avenida Bolivariana, sector Uniandes, fueron movidos a la Bolivariana e Hipócrates (Huachi Totoras) y el de la avenida Atahualpa fueron a la Atahualpa y Leonardo Páez (Tres Juanes).

Los equipos captarán a los conductores que excedan los 50 kilómetros por hora que es el rango moderado de velocidad en el área urbana al pasar por los sensores. Mientras que los fotorradares que se encuentran en los sectores del parque El Sueño, La Victoria, Atocha, el Polideportivo Iván Vallejo y en la avenida Manuelita Sáenz se mantendrán.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (1)