15 de December de 2009 00:00

Destituyen a un empleado del Registro Civil de Tulcán por presunta venta de cédulas a colombianos

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Tulcán

Una investigación interna que se inició hace tres meses en contra de Manuel Cadena, dactiloscopista del Registro Civil en Tulcán, terminó con su destitución.

Puntual
En el Registro Civil de Tulcán se entrega un promedio de 90 cédulas diarias entre renovaciones y por  primera vez. En Mira solo se accede a renovación de cédulas

Él fue acusado por cinco colombianos de solicitar fuertes sumas de dinero a cambio de  cédulas ecuatorianas.  Debido a que los ofrecimientos no se concretaron los campesinos del vecino país lo denunciaron ante el director del Registro Civil, Javier Castro. El funcionario les pidió que las quejas se presenten por escrito.

Según Castro el funcionario destituido les decía que era el responsable de entregar las cédulas y  para adelantar trámites les solicitaba las fotos y les ofrecía   adelantar el registro de huellas”.

A pesar de que Cadena sabía que no podía entregar las cédulas porque no limitó sus  ofrecimientos. “Las cinco denuncias por escrito  las enviamos a Quito y este lunes  se notificó a Cadena de su destitución”.

En el 2007 Cadena fue detenido por la Policía Judicial por las mismas acusaciones.  En esa ocasión se lo apresó mientras entregaba   una cédula ecuatoriana a un ciudadano colombiano por USD 450.  

Cadena se defendió de las acusaciones. Luego de pagar una fianza de USD 2 000 salió en libertad y volvió a laborar.  En ese año también se abrió una instrucción fiscal para determinar si Cadena trabaja en complicidad con otros funcionarios. Los resultados aún no se conocen.

Después Eduardo Guillén, ex director del Registro Civil en Tulcán, a quien se le abrió una investigación, desapareció. Él solicitó un permiso médico y no volvió a su cargo.

Ahí se dispuso que el proceso de inscripciones tardías que también eran utilizados por colombianos para cedularse tendrían nuevos filtros. Uno de los requisitos es que en  las Juntas Parrroquiales los dirigentes den fe de que la familia vive más de seis años en ese sector.

Además, el ex director Eduardo Guillen a quien también se lo investigaba no volvió a sus funciones  tras solicitar un permiso médico. Estas denuncias de venta de cédulas no son nuevas en Carchi.  En el 2003 se denunció que 7 000 colombianos obtuvieron cédulas ecuatorianas, de forma ilegal. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)