14 de diciembre de 2017 00:00

Tres vías para que Jorge Glas deje Vicepresidencia

La Asamblea Nacional debe decidir, en cualquier caso, el reemplazo de Jorge Glas si él deja la Vicepresidencia. Foto: Archivo / EL COMERCIO

La Asamblea Nacional debe decidir, en cualquier caso, el reemplazo de Jorge Glas si él deja la Vicepresidencia. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 10
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 68
Redacción Política

Tras la sentencia de seis años de prisión en contra de Jorge Glas, él mantiene su condición de Vicepresidente de la República. Existen tres vías que podrían determinar su salida del cargo.

La primera es dar trámite a la resolución de la Contraloría General del Estado. El organismo de control notificó a la Asamblea la destitución del Segundo Mandatario el 31 de octubre pasado.

Mañana termina el plazo que tenía el Legislativo para pro­cesar el caso. La Ley Orgánica de Servicio Público (Losep) establece 45 días para hacerlo, contados desde la recepción del documento.

Si los legisladores no tra­mitaban la petición, el organismo de control podía removerlos, con base en el artículo 11 de la normativa.

Pero antes de que eso ocurra, el presidente de la Asamblea, José Serrano, se adelantó. El martes pasado (12 de diciembre) envió una carta al presidente de la República, Lenín Moreno.

Ahí solicitó al Primer Mandatario que, a su vez, pida a la Corte Constitucional (CC) “una acción de interpretación constitucional”. Esto para determinar si el procedimiento de la Contraloría garantizaba el “derecho al debido proceso”. Y, de ser así, “a quién compete ejecutar lo resuelto y cuál sería el mecanismo”. En la Asamblea Nacional aún no hay claridad sobre quién debe ejecutar la destitución.

La carta también fue enviada a Pablo Celi, titular de la Contraloría. Mientras no exista una respuesta de la CC, las sanciones no proceden en contra de los legisladores.

La notificación de la Contraloría fue consecuencia del informe DASE-0045-2017, del proceso contractual de prestación de servicios para la explotación petrolera del bloque Singue, suscrito entre el Estado y el Consorcio DGC, integrado por las empresas Dygoil y Gente Oil Ecuador.

El organismo de control determinó una responsabilidad administrativa en contra de Glas, como ministro coordinador de Sectores Estratégicos. El Segundo Mandatario debía presentar sus descargos en un plazo límite de 30 días, pero no lo hizo.

Entonces, la Contraloría impuso una multa de USD 5 840 y su destitución. La medida fue notificada al Ministerio de Relaciones Laborales y también a la Asamblea Nacional.

Serrano comentó en su momento que trataría la notificación de forma inmediata. El 9 de noviembre convocó a una sesión del Consejo de Administración Legislativa (CAL) y se incluyó en los puntos de la agenda. Sin embargo, por falta de tiempo, no se volvió a tratar. Luego hubo más sesiones del CAL, pero no se retomó el pedido de destitución.

Por otra parte, en el Legislativo se retomará, desde hoy, la segunda opción posible para retirar del cargo a Glas. Los legisladores de la oposición buscarán que se retome el juicio político solicitado.

Roberto Gómez, coordinador de Creo, señaló que el CAL tiene una deuda: calificar la petición que se hizo el 7 de noviembre último. Para él, es preocupante que tras más de un mes de haberlo presentado no haya una respuesta.

Esta mañana, el Pleno de la Asamblea se reunirá para retomar tres sesiones que estaban suspendidas. Guillermo Celi, coordinador de SUMA, manifestó que no podrán incluir nuevos puntos, porque deben evacuar los pendientes. Sin embargo -añadió- buscarán que el CAL califique lo antes posible el juicio.

Este organismo deberá pedir un dictamen de constitucionalidad a la CC. Luego, el proceso retornará a la Asamblea para que se inicie el proceso en la Comisión de Fiscalización y posteriormente pase al Pleno. En junio de este año ya se trató de censurar al Segundo Mandatario en la Asamblea. La iniciativa no prosperó.

Para Roberto Gómez, ahora existen nuevos elementos que podrían vincular a Glas con delitos que sí son de control político: enriquecimiento ilícito, concusión, cohecho.

El grupo morenista de AP se reunió ayer para saber qué decisión tomar. Aunque todavía no hay un pronunciamiento del grupo, legisladores como Jorge Yunda y Marcia Arregui han adelantado, en ocasiones anteriores, que apoyarían esta opción. En cambio Mauricio Proaño, legislador de AP cercano al correísmo, dijo que este grupo no apoyará ningún juicio político.

El tercer y último camino para que Glas deje la Vicepresidencia consta en el artículo 146 de la Constitución.

Ahí se establece la ausencia definitiva como causal de la destitución. Debido al proceso en su contra, Glas no ocupa el cargo desde el 2 de octubre, y la ausencia temporal (que es de 90 días) terminará el próximo 2 de enero. Entonces, la Asamblea podría elegir a un Vicepresidente encargado de una terna que envíe el Ejecutivo.

Tiene un plazo de 30 días para hacerlo. Si en ese tiempo no existe un acuerdo, el primero que esté en la lista enviada por el Ejecutivo será posesionado por el tiempo que reste del mandato, es decir hasta el 2021.


En contexto

La situación jurídica del vicepresidente Jorge Glas marcó un capítulo de confrontación en Alianza País, entre quienes respaldan al Gobierno y quienes defienden al anterior Régimen. La oposición ha solicitado en dos ocasiones un juicio político para destituirlo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (41)
No (5)