16 de January de 2010 00:00

El destino de dos comediantes se cruza en el circo

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Cultura

El libreto y la dramaturgia, en la dimensión paralela que se crea sobre el escenario, se equiparan a los designios de un  dios. Desde las acciones sobre tablas se intuye el poder de un ente externo y superior que propone el orden de las situaciones, que dibuja las líneas a seguir por los personajes.

Cualquiera de ellos   bien podría hacer suyo el parlamento que  Romeo eleva en la clásica tragedia shakespeareana: “Soy un juguete del destino”. Así como Vladimir y Estragon se enfrentan a la tarea de esperar por Godot en el absurdo de Samuel Beckett, Repentino y Popelina Gran se ven obligados a acatar los papeles  impuestos por la dramaturgia.

Estos últimos  protagonizan ‘El gran circo de Olga la pulga’, de la compañía El Círculo, una pieza que retoma varios textos del chileno Alejandro Jodorowsky y evidencia la relación entre personajes y guión. La comedia, con elementos circenses, repite, este día, función en el teatro de la Alianza Francesa.

Un círculo sobre la tarima presenta el espacio para los acontecimientos. Popelina Gran (Tania Sánchez) es la heredera de una dinastía circense venida a menos. Repentino (Matías Belmar) es un actor, un payaso desempleado.

Sus caminos se entrecruzan y los equívocos del humor se desatan, en medio de una estructura dramática inteligente. Se destaca la historia y las relaciones de los personajes, por sobre los malabares y las acrobacias, que, sin romper el hilo narrativo, sorprenden al público.

Para rescatar al circo de la decadencia se incluye el número del domador de fieras salvajes.

En este caso, Repentino sortea su permanencia dentro del espectáculo gracias a la intervención de una talentosa pulga.

Ese es el pretexto para mostrar los universos íntimos de  los protagonistas. Entre ellos se da una relación complementaria, que no excluye la atracción, y que existe ante una sociedad en constante conflicto, que se niega a incluir a los inocentes comediantes.

De la misma manera se habla sobre la vigencia del circo y los cuestionamientos del actor.

Si bien los designios del libreto dictan el proceder de los personajes,  el azar no escapa de  la realización de la pieza teatral. Es un factor que  alimenta el hecho escénico y suma en la relación efímera que entabla la obra con los espectadores. La función será a las 11:00. Entradas: USD 5 y 3.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)