21 de mayo de 2017 00:00

La despedida de Correa convocó a miles

El artista Jorge Luis del Hierro interpretó la canción Humilde lección, al presidente saliente Rafael Correa, al término del Enlace Ciudadano 523. Foto: Joffre Flores / EL COMERCIO

El artista Jorge Luis del Hierro interpretó la canción Humilde lección, al presidente saliente Rafael Correa, al término del Enlace Ciudadano 523. Foto: Joffre Flores / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 463
Triste 7
Indiferente 5
Sorprendido 0
Contento 54
Jorge González

La figura del presidente Rafael Correa se exaltó en su última rendición de cuentas, ayer. Unas 20 000 personas, de varios rincones del país, llegaron hasta el parque Samanes, en Guayaquil.

Algunas personas tuvieron que viajar hasta 16 horas (desde Lago Agrio), para participar en el acto. Correa llegó poco antes de las 10:00 y caminó por entre la gente que estaba cerca de la Concha Acústica del lugar. Hubo aplausos, abrazos, gritos: “Presidente gracias por todo”, “Rafael, gracias por todo”, “Acá tu hija”… El Mandatario se quitó las gafas que usó por el fuerte sol tras llegar al escenario. Entonces se inició su Enlace Ciudadano 523.

Agradeció a sus simpatizantes por acompañarlo. “Los compañeros que vienen de la altura se deben estar haciendo chicharrón por el calor”, bromeó. Durante su intervención hizo un repaso de algunos de sus logros en el Gobierno. También, recordó algunos problemas que tuvo que enfrentar. Dedicó un capítulo a los medios de comunicación. Correa alertó sobre una supuesta “arremetida de la prensa mercenaria”, para tratar de eliminar la Ley de Comunicación.

A la nueva Asamblea y al próximo Gobierno pidió evitar que “el poder mediático” establezca una agenda. El Presidente saliente fue interrumpido en varias ocasiones con las proclamas de sus seguidores. Ellos llegaron con carteles donde se leían frases como: “Después de Alfaro, solo tú, Rafael”, “Hasta siempre Rafael”. Y “Aunque te vas nunca te voy a olvidar”. Esta última es el estribillo de la canción que fue producida a propósito de su salida del poder.

La Policía desplegó un operativo especial para precautelar la seguridad de las personas que llegaron. En los alrededores de la Concha se instalaron vallas metálicas. Al primer perímetro se permitió el ingreso de invitados especiales, autoridades, asambleístas y parte de la prensa. Fuera del perímetro acordonado y resguardado por policías, frente al escenario principal, se ubicaron carpas para cientos de personas.

Laura Lema arribó desde Colta, provincia de Chimborazo. La mujer acudió vestida con un traje autóctono. Llegó con varios simpatizantes de su comunidad. “Esta es la despedida de nuestro Presidente, teníamos que venir a decirle hasta luego compañero”. Correa anunció que no intervendrá frente a la Asamblea Nacional para dar el informe a la Nación del último año de labores, en el cambio de mando del miércoles próximo.

“Hay una discusión de si por ley tengo que dar el informe anual. Normalmente hay una interpretación que dice que será al inicio del año y no al finalizar, porque se tienen que proponer las metas para el siguiente año. Pero ya no vamos a ser Gobierno”, explicó el Jefe de Estado. Por eso solamente entregará un informe escrito al Presidente de la Asamblea. “Es la fiesta del Presidente entrante. No es la fiesta del Presidente saliente. Yo estaré ahí y entregaré la banda presidencial, que es el símbolo de poder, y luego me retiraré con mi familia. Todo el auditorio y la Asamblea será del nuevo presidente Lenín Moreno Garcés y Jorge Glas Espinel”, señaló.

En la zona de graderíos de la parte posterior del lugar, Camilo Zambrano estuvo atento a la intervención del Mandatario. Las dos horas y media que duró el Enlace estuvo agitando una bandera de Emelec, el equipo del que es hincha el Presidente. Zambrano quería expresar el agradecimiento de varios seguidores del club Emelec al Presidente.

El Enlace culminó con una frase que se ha remarcado en los 10 años de gobierno de Correa: “Hasta la victoria siempre”. El Mandatario se acercó a la gente, los abrazó, saludó, posó para las fotografías y volvió a agradecer por el apoyo que recibió. A la par hubo un espectáculo de juegos artificiales que, pese a la intensa luz del sol, dibujó en el cielo los colores de la bandera del Ecuador: amarillo, azul y rojo. También se soltaron globos al aire.

Entre el público hubo quienes se emocionaron. Graciela Ponce lloró mientras veía al presidente Rafael Correa sonreír en el escenario del parque. Ella llevó una pancarta que decía “Gracias Rafael”. Durante el desarrollo del acto, en varias ocasiones se lanzó chorros de agua con mangueras hacia el público, para refrescarlo. “Hace demasiado calor en Guayaquil, pero a pesar de eso estamos aquí para expresar el apoyo a nuestro presidente querido”, dijo Mayra Tigua.

Ella viajó el día anterior desde la provincia de Sucumbíos. En los alrededores de la Concha Acústica se instalaron carpas para la venta de comida, productos y artículos como sombreros, gafas y ropa. “Fue una buena jornada, en toda la mañana pude vender unos 60 bollos, usualmente esa cantidad no es tan fácil de alcanzar”, dijo Luis Caicedo, quien calificó de positiva la jornada.

Debajo de las carpas hubo familias que aprovecharon para almorzar e improvisaron un picnic. En el lugar había vendedores de pasteles, mote con cuero, empanadas, tortillas y de bebidas. Entre las figuras políticas que llegaron al último Enlace estuvieron el presidente de la Asamblea, José Serrano, las legisladoras Viviana Bonilla y Gabriela Rivadeneira, el vicepresidente Jorge Glas. Luego del enlace estaba previsto que Correa participe en un festival artístico.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (22)
No (11)