3 de diciembre de 2016 12:10

Los lomeños también festejaron a Quito

Este sábado 3 de diciembre se realizó la quinta edición del desfile lomeño. Estudiantes le rindieron un homenaje a Quito. Foto: Betty Beltrán / EL COMERCIO

Este sábado 3 de diciembre se realizó la quinta edición del desfile en la Loma Grande. Estudiantes le rindieron un homenaje a Quito. Foto: Betty Beltrán / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Betty Beltrán
(I)

Hermosas bailarinas de marimba, ataviadas con vertidos rojos y rosados, abrieron el desfile que este sábado 3 de diciembre del 2016, se realizó por las calles del barrio La Loma. Es su forma de homenajear a Quito en sus 482 años de fundación.

El desfile lomeño arrancó a las 10:30, desde la calle Antonio Rivera, siguió la Francia, Zaldumbide y Obelisco de la Mama Cuchara.

Las estudiantes de los colegios Sagrados Corazones y Fernández Madrid, y del Tecnológico Cenestur fueron las que pusieron a bailar a los pocos vecinos que salieron a las calles a mirar el espectáculo. Sus insistentes gritos de viva Quito eran seguidos por algunas personas que se ubicaron en las aceras.

Antes del arranque del desfile, el presidente del barrio, Marco Rubio, entregó una placa a doña Amarita Erazo, en reconocimiento a su labor en el barrio tradicional del Centro Histórico.

Las bastoneras del Sagrados Corazones, con sus bastones rojos y azules (colores de la bandera de Quito), también participaron en el desfile que ya suma su quinta edición.

Este sábado 3 de diciembre se realizó la quinta edición del desfile lomeño. Estudiantes le rindieron un homenaje a Quito. Foto: Betty Beltrán / EL COMERCIO

Foto: Betty Beltrán / EL COMERCIO

Años atrás, cuenta Rubio, hubo carros alegóricos de varias instituciones educativas del sector que circulaban, por fiestas de Quito, por las calles.

En tercer lugar del desfile apareció el grupo de baile del Tecnológico Cenestur. Su coreografía representaba a la comunidad cayambi. Los jóvenes participantes animaron a bailar a los espectadores que seguían sumándose a medida que avanzaba el desfile.

Varias coreografías preparadas por las estudiantes del Fernández Madrid fueron muy aplaudidas. También las bastoneras y la banda de paz. Y el cierre estuvo a cargo del grupo de baile del Centro de Educacion Especial Decsediv.

Ocho personas con visión reducida bailaban los pasillos tradicionales de Quito y no dejaron de moverse y arengar con el viva Quito.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)