22 de julio de 2014 12:18

Gobierno desaloja la Torre de David, el rascacielo-favela de Caracas

Habitantes de la emblemática Torre de David preparan sus pertenencias mientras son desalojados hoy, martes 22 de julio del 2014, en Caracas (Venezuela). Foto: EFE

Habitantes de la emblemática Torre de David preparan sus pertenencias mientras son desalojados hoy, martes 22 de julio del 2014, en Caracas (Venezuela). Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
AFP
Caracas

Más de 100 familias de 1 156 que habitan ilegalmente la Torre de David, el rascacielos-favela más alto de Caracas, empezaron a ser desalojadas este martes por militares y reubicadas en complejos habitacionales erigidos por el gobierno venezolano.

“Hoy (22 de julio del 2014) están siendo reubicadas 77 familias, para un total de 160 (familias) en esta fase (...) Hemos comenzado por los pisos 7, 9 y 28. Hemos comenzado el traslado de esas familias (...) de manera voluntaria al urbanismo Ciudad Zamora, en los Valles del Tuy (estado Miranda, norte)”, explicó a la prensa Ernesto Villegas, ministro para la transformación revolucionaria de Caracas.

A media mañana, guiados por efectivos del Ejército, varias decenas de vecinos salieron del recinto con sus pertenencias, en un ambiente de total tranquilidad y se subieron en vehículos estatales para ser trasladados a sus nuevas viviendas, constató la AFP.

Humberto Hidalgo, quien vive en el piso 7 de la torre desde hace seis años con su esposa y 10 hijos, observa angustiado cómo sus vecinos abandonan el edificio. Este hombre de 56 años, que antes dormía en la calle, sabe que también será desalojado, pero aún no tiene fecha ni sitio de su nuevo hogar.

“Todavía no sabemos a dónde vamos ni hasta cuándo nos quedaremos aquí”, dice encomendado a “mi Dios creador” y con voz quebrada por el llanto. “Pero sé que nuestro presidente nos va a dar una casa digna”, continúa.

Según Villegas, “no se trata de un desalojo”, sino de una operación “ armónica con la comunidad ” , que supone el traslado a urbanismos de la Misión Vivienda, programa gubernamental para dotar de casas a personas de escasos recursos.

Siete años después de la invasión masiva de este edificio por personas sin vivienda tras distintas tragedias, Villegas asegura que la estructura “no guarda las condiciones mínimas para una vida segura”.

Adiós, centro financiero

La Torre de David no estaba destinado a ser la casa de nadie. En 1990, el banquero David Brillembourg, su creador, la imaginó como el gran centro financiero venezolano, a la altura del gigante Wall Street. Con su muerte en 1993, la construcción del edificio -ya avanzada en 60%- en el centro de Caracas, se detuvo.

Para 2007 y a la vista del gobierno chavista, ocupantes ilegales tomaron la edificación -con tres torres de 45, 20 y 10 pisos- y convirtieron las oficinas del lugar en apartamentos que albergan en algunos casos a mujeres solas o a numerosas familias en estrechos espacios de unos 25 metros cuadrados (1 156 familias, según cifras oficiales, equivalentes a unas 3 000 personas).

En una visita realizada previamente a la torre, la AFP constató la organización comunitaria de sus habitantes, que por turnos se encargan de mantener los pisos de cemento relucientes, sus áreas comunes limpias y seguras, así como de planificar actividades culturales, deportivas e incluso de culto para los habitantes de la torre.

Sin embargo, hay aspectos con las que la organización comunitaria no puede lidiar y que ponen en evidencia una obra arquitectónica inacabada: la falta de agua potable, la bocanada negra de sus escaleras, sin iluminación ni baranda, pero que sus habitantes suben y bajan de memoria, así como los saltos al vacío que deja la falta de ventanas al exterior de algunos pisos.

La singularidad de la Torre de David y su fama de ser un centro criminal la ha convertido en escenario de series televisivas como “Homeland”, pero para los venezolanos es “zona roja” y símbolo de la invasión tolerada por el gobierno chavista.

Hoy se rumora que su desalojo se debe al cierre de un nuevo negocio del presidente Nicolás Maduro con los chinos, de sus socios comerciales predilectos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)