11 de octubre de 2017 00:00

Desacuerdo sobre alza de pasaje urbano en Cuenca

Xavier Caivinagua para el comercio 407 585 pasajeros se movilizan por día en las 450 unidades que circulan por Cuenca.

407 585 pasajeros se movilizan por día en las 450 unidades que circulan por Cuenca. Foto: Xavier Caivinagua para EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Lineida Castillo

Seis de las siete empresas de transporte están de acuerdo con el valor del pasaje urbano aprobado hace un mes por el Concejo Cantonal de Cuenca.

La tarifa subió de USD 0,25 a 0,30, pero la Cámara de Transporte aún no firma el acuerdo de varios compromisos exigido por las autoridades, como paso previo para que ese valor entre en vigencia.

La compañía Ricaurtesa es la única que se niega a firmar el documento porque tiene reparos en la principal exigencia del Concejo. Se trata de la renovación integral de las 450 unidades en un plazo máximo de 21 meses. Cada unidad con la tecnología ‘Euro 5’ cuesta USD 120 000.

La idea de las autoridades para usar ese tipo de buses es reducir la emisión de CO2 y material particulado. En el país solo hay una marca que provee este tipo de buses y es homologada por la Agencia Nacional de Tránsito (ANT), señaló Leonardo Albarracín, presidente de la Cámara de Transporte.

Además, dijo que el diésel que hay en el país no es el adecuado para estos buses porque tiene altos niveles de azufre. “La norma internacional permitida es de 10 partículas por millón y el diésel ecuatoriano tiene de 100 a 200 partículas”.

Los dirigentes de la Cámara solicitaron una certificación al Gobierno sobre el tipo de diésel que se suministra en el país para comprobar que sea el adecuado para estas unidades.

Para Édison Arias, presidente de Ricaurtesa, esta incompatibilidad podría generar daños constantes en los inyectores, bombas de combustible, sistema catalítico... “Estarían en riesgo grandes inversiones y no se reducirán los niveles de contaminación”.

Arias aclaró que no están en contra de la renovación de la flota. Su planteamiento es cambiar por buses de menor tecnología. En los últimos tres años, 27 de los 475 buses urbanos han sido renovados por unidades de ‘Euro 2’ y ‘Euro 3’.

Con la decisión del Concejo Cantonal, estas unidades también deberán ser cambiadas por ‘Euro 5’. “Son inversiones realizadas mediante créditos y que superan los USD 70 000 por socio. Dónde las vamos a ubicar para endeudarnos más, queremos que se respete la vida útil de los buses”, dijo Arias.

La Cámara calculó una inversión superior a los USD 60 millones para renovar los 450 buses, que deben asumir con créditos a largo plazo.

La actual tarifa de USD 0,25 se mantiene desde hace 15 años y los transportistas argumentan que esa cantidad no les permite generar ahorros para la renovación de la flota.

Ricaurtesa elevó a consulta y aclaración ante el alcalde Marcelo Cabrera, la renovación de la flota y el anexo dos del acuerdo. Este último menciona que cuando se cumpla con el cambio total de las unidades, o sea en 21 meses a partir de la firma, el pasaje subirá automáticamente a USD 0,34.

Para los dirigentes, esta decisión debe conocer la ciudadanía para que no exista resistencia. También, tienen incertidumbre respecto a cómo operarán cuando entre a funcionar el tranvía y que serán parte del Sistema Integrado de Movilidad de la capital azuaya.

El Alcalde confirmó que recibieron un oficio de las seis empresas y que el documento está en análisis en la Empresa Municipal de Movilidad, antes de que pase al Concejo Cantonal. “No puedo modificar la decisión del máximo organismo y cualquier negativa será analizada en el campo legal”.

En Cuenca, el 60% de la población usa el servicio de transporte público. Los 450 buses movilizan 407 585 pasajeros al día, de acuerdo con el estudio de la Empresa Pública de Servicios y Consultorías de la Universidad de Cuenca.

La universitaria Dayana Feicán señaló que el alza del pasaje debe estar acompañado de una mejora integral del servicio tanto en unidades como en trato al usuario y seguridad.

Sobre estos temas se basan las 22 exigencias restantes. Por ejemplo, que cada unidad tenga dos conductores al día y que los choferes reciban al menos dos capacitaciones al año de relaciones humanas.

También, que respeten el medio pasaje para niños, adultos mayores y personas con discapacidad y que la tarifa de USD 0,30 rija para los viajes a las zonas rurales.

Además, que en los buses se garantice el transporte de animales domésticos sin causar incomodidad a los pasajeros, tener un sistema de seguridad para monitorear a los usuarios, y contar con asientos preferenciales y acceso a Internet wifi.

En contexto

Desde que el Gobierno entregó la competencia del manejo del transporte urbano de pasajeros al Municipio, los choferes han recibido un subsidio, que antes era financiado por el Estado. La subvención tenía el objetivo de que no se subiera la tarifa del pasaje.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)