9 de agosto de 2016 15:29

El viernes será derrocado el edifio Álava de Portoviejo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Elena Paucar
(I)

A las 14:00 de este viernes 12 de agosto del 2016, en el inicio del feriado, el tradicional edificio Álava desaparecerá del paisaje céntrico de Portoviejo. Es el tercero en el que se aplicará la demolición por voladura controlada, método al que se recurrió para desmantelar las estructuras seriamente afectadas por el terremoto del pasado 16 de abril.

El gobernador de Manabí, Xavier Santos, informó la mañana de este martes 9 de agosto que las medidas se redoblarán en esta ocasión. "Esta última edificación es la más compleja, porque está fuera de la zona cero y porque tiene edificios cercanos que están todavía habilitados y que, a lo mejor, no han sufrido alguna afectación".

Explicó que se aplicará un cerco de 300 metros a la redonda, que implicará el cierre de negocios aledaños, de 11:00 a 15:00 del viernes. Cerca al Álava, que data de 1979, como está grabado en su fachada, hay negocios, una gasolinera, viviendas y un mercado. Para la evacuación de las familias se levantará un censo.

Un total de 40 kilos de explosivos se emplearán en su implosión. La edificación, de seis pisos de altura, está ubicada en las calles Primero de Enero y Pedro Gual, una zona comercial muy concurrida de la capital manabita.

Jorge Muntasell, representante de la compañía Tragsa, encargada de las implosiones, explica que como en las otras voladuras se realizan trabajos de limpieza en la edificación, de escombros y perforaciones para introducir los explosivos y los pilares de carga. También se instalan las protecciones de geotextil alrededor.

La primera edificación derrumbada bajo esta técnica fue el Centro Comercial Municipal, una antigua estructura ubicada en las calles Chile y 9 de Octubre, en el centro portovejense, que desapareció hace dos semanas. Se usaron 17 kilos de explosivos y se cerraron 300 metros a la redonda por precaución.

El segundo derrocado fue el edificio Médico del Pacífico, que tenía casi 18 años. El pasado domingo, en menos de tres segundos fue derribado con 29 kilos de explosivos. Un total de 200 metros a la redonda fueron cerrados por seguridad.

Según datos de la Gobernación de Manabí, hasta ahora hay un avance del entre el 85 y el 90% en el plan de demolición de estructuras que quedaron gravemente afectadas tras el sismo de 7,8 grados.

Ese porcentaje equivale a unas 6 000 estructuras (entre casas y edificios), y aún restan unas 600. Sin embargo, esa cifra podría aumentar a medida que avanzan las inspecciones en otras zonas de la provincia.

La inversión en demoliciones y retiro de escombros es de USD 20 millones, como indicó Santos. No obstante ese monto también podría aumentar, de acuerdo con los resultados de las evaluaciones que continúan.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)