14 de July de 2009 00:00

Un derrame de agua tóxica, sin control por más de 15 días

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Negocios

Los poblados ubicados en el sector de Pacayacu, norte de Sucumbíos, enfrentan un enemigo silencioso.

Desde el pasado 27 de junio, el pozo Shuara 24D, que se ubica en  pleno corazón de esta zona, vierte un líquido amarillo que lleva una potente carga tóxica.
 
Se trata de aguas de formación, una sustancia que está sobre los yacimientos petroleros y que tiene un alto contenido de metales pesados como plomo y níquel.  
 
La petrolera venezolana perforaba el pozo en el momento del incidente. El campo está a cargo de Petroproducción, filial de Petroecuador, que se encarga de la explotación petrolera.

Según reportes de Petroproducción a los que tuvo acceso este Diario, solo en los primeros cuatro días del derrame, entre el 27 y el 30 de junio, se habrían vertido 144 000 barriles de aguas tóxicas en la selva amazónica. Por ejemplo, un reporte del 29   de junio señala que el pozo generó a esa fecha  un fluido de 1 100 galones de agua tóxica por minuto. El 30 de junio el fluido fue de 1 200 galones de agua por minuto.

En los días posteriores, si bien el  volumen de agua que expulsaba el pozo bajó, el derrame seguía hasta el  pasado sábado, según constató este Diario   en un recorrido efectuado a la zona.

Cuando las tareas de perforación empezaron a inicios de junio, los finqueros de la zona dieron a conocer  que enviaron una carta a la petrolera para que no trabaje en esa plataforma, porque  había pozos reinyectores de agua tóxica  de otros pozos.

De la operación petrolera, se obtiene crudo y agua, a través de una operación técnica se separan ambas sustancias. El crudo se envía a través del oleoducto para su venta y el agua se vuelve a inyectar en el yacimiento original para evitar que el agua quede en la superficie y contamine los terrenos. A eso se denomina un pozo reinyector de aguas de formación.

Petroproducción les prometió a los pobladores que trabajaría con equipos de última tecnología. Conforme a reportes de Petroproducción, hubo problemas con algunos equipos, lo que generó que el agua del yacimiento salga al exterior con gran presión.

Los técnicos de Petroproducción han tratado de taponar la boca del pozo, pero sin resultados positivos y el fluido continúa su camino a las superficie.

Un  informe de Petroproducción dice que a las  23:00 del 8 de julio se tapó el pozo con cemento. La operación parecía haber funcionado, pero  a las 03:00 del siguiente día se registró  nuevamente salida de fluido, dice el reporte.
 
El 10 de julio pasado en un nuevo reporte se informa que: “Por decisión de las autoridades superiores (Quito) se suspenden las operaciones en el pozo Shuara 24D para movilizar (la torre) al pozo Guanta 24 D.

“Ahora ya se van y no sabemos qué va a pasar”, dijo Alfredo Lloza, uno de los finqueros afectados.

El agua de formación concentra altos  niveles de salinidad: 30 000 partículas por millón (ppm). En contraste, la salinidad de los ríos de la Amazonia  es de 7 ppm, según datos de Acción Ecológica.  

Xavier Bustamante, director nacional de Fundación Natura, señaló que el  agua de formación es altamente contaminante. “El mayor impacto es la fauna que habita en ríos, puede matar peces, pequeños crustáceos, algas. Si esto se deposita en los suelos también  afecta a la fauna y a los animales. Si el agua se utiliza para consumo humano  puede generar problemas de salud muy serios si se llega a consumir”. Cerca  de 83 familias que viven en la zona están afectadas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)