15 de December de 2009 00:00

DERECHOS HUMANOS INDIVIDUALES

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Es interesante el actual despliegue sobre los derechos humanos individuales, hermosos enunciados liberales, pero que no dicen toda la verdad.

La Revolución Francesa, con la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (1792), consagró el triunfo de la burguesía sobre la monarquía, es decir, del poder económico sobre la aristocracia; así se impone la burguesía como clase social acomodada o rica y conformista y sus privilegios. 

Según estudio de Senplades, el 2,2% de la población del Ecuador es rica (2,1% percibe ingresos familiares mensuales superiores a USD 2 783,70 y el O,1% gana más de USD 8 474,70), es decir, burguesa; y, el 97,8% restante es el pueblo o proletariado de periodistas, profesores, reporteros, peones, artesanos, obreros, domésticas, empleaditos, fuerza pública, etcétera.
 
Estos pobres o medio pobres no gozan realmente de los derechos individuales burgueses proclamados por la ONU (1948); por lo tanto, debemos concluir: los famosos 30 derechos liberales no se hacen efectivos para ellos.

Para el 98% la igualdad y libertad son mentiras: no tiene derecho a la propiedad (casi no tiene nada), de opinión o expresión (no tiene medios de comunicación), garantía de un trabajo digno, nivel de vida adecuado ni libertad de empresa, ni “más respeto” para ellos; no tienen nada, pero sí derecho a morirse de hambre y en ignorancia y la obligación de irse a la cárcel si hurta una gallina y todos los “deberes respecto a la comunidad”....

En un “Estado de Derecho Liberal” solo se hacen efectivos los sagrados e irrisorios 30 derechos para el 2% de la clase burguesa.  
Incluso la Iglesia Católica, en su llamada “doctrina social”, es discursiva sobre la “opción de los pobres” y aconseja la caridad cristiana (que degrada a quienes reciben y dan, según Nietzsche), no de la justicia social legal y exigible, porque ha estado siempre junto a la burguesía, inclusive  internacional, hasta el extremo de apoyar la globalización –ver encíclica “Caritate in Veritas” (2009-06-29) de Benedicto XVI-: nadie puede ser tan ingenuo para creer que la mundialización sea bajo un único gobierno democrático y popular, sino bajo una sinarquía capitalista que busca solo su lucro y beneficio y “más respeto” para sus sagrados derechos y privilegios de clase. 

Catón Villacreces Jácom

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)