9 de November de 2009 00:00

Deportivo Cuenca quedó a un triunfo de la final

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN



Espoli

0

 1

Deportivo Cuenca Álex Puruncajas.  Latacunga 

Es el equipo de la campaña perfecta en los cuadrangulares finales. Deportivo Cuenca sumó su cuarta victoria consecutiva al derrotar a un inexpresivo Espoli, acumuló 12 puntos que lo mantienen como líder absoluto de su grupo y lo consolidan como el candidato para clasificarse a la final del torneo.

Los azuayos, un equipo sin figuras  pero con un juego compacto y aguerrido, ayer se impusieron en el estadio La Cocha de Latacunga con  merecimientos.

La figura
Esteban Dreer fue
 el candado azuayo
El golero  argentino de los azuayos fue determinante en el triunfo del  Cuenca. Atajó un tiro penal y tres remates al arco que impidieron el empate de Espoli. También  lideró a su defensa.

El club  azuayo ahora   requiere de un triunfo en la próxima jornada para asegurarse la clasificación a la final. Con cinco puntos de ventaja sobre su escolta Emelec, el equipo del DT  ecuatoriano Paúl Vélez necesitará un  triunfo ante Olmedo en la fecha 5.

Así, Emelec (ahora con siete unidades) no podría alcanzar al Expreso Austral. Los números y el rendimiento de Deportivo Cuenca avalan sus aspiraciones de llegar a la final.

Eso se evidenció ayer con el juego efectivo de los morlacos. El plantel del DT Vélez se presentó en el estadio La Cocha con su habitual planteamiento 4-4-2.

 Espoli también presentó un esquema similar. Pero sus laterales y volantes desentonaron. Julio Ayoví, lateral por la banda zurda, tuvo problemas para marcar al movedizo Juan Carlos Paredes. El volante  derecho del equipo visitante fue una pesadilla para Ayoví y el defensa central Carlos Preciado.

 Tres avances de Paredes dejaron en evidencia la falta de oficio de Ayoví en la marca. El carrilero desbordó a placer en los 30 minutos. Las salidas de Paredes fueron  los mejores argumentos ofensivos  de los visitantes. Así, su cuarto desborde terminó en la única anotación del partido. Paredes burló a la defensa por el sector derecho y centró al área. El argentino Ismael Villalba apareció por el otro costado y marcó el gol,  a los 20 minutos.

La contrafigura
José Vizcaíno tuvo
su peor tarde
El mediocampista no remató con precisión en el tiro penal, recibió una tarjeta amarilla y fue reemplazado en la segunda etapa. Su juego fue débil. El volante salió ayer como capitán de un equipo que careció de  un juego creativo. 
 

La conquista fue un premio para los visitantes y un castigo para Espoli. El equipo del DT  ecuatoriano Homero Mistral Valencia sintió demasiado las ausencias del mediocampista Santiago Morales y del capitán Miguel Ibarra.

 Morales aporta con marca y creación desde el medio e Ibarra es una salida constante por el sector derecho. Ante esas ausencias, el DT Valencia apostó por Yonis Corozo y Kener Arce. El primero se mostró limitado en sus avances y más bien se dedicó a la marca. El volante aportó con marca, pero le faltó más visión y un jugador que complementara sus tareas en el medio campo.

Homero  Valencia también envió desde el inicio a Carlos Quillupangui y Diego Armas. El entusiasmo de los juveniles, sin embargo, no bastó para vulnerar el ordenado planteamiento de su adversario.

Quillupangui intentó asociarse con el brasileño Fabio Renato. Pero el delantero siempre fue controlado por los defensas y volantes azuayos. De ahí que recién a los 19 minutos Renato ejecutó un remate de cabeza en el área rival. Su tiro  salió desviado...

En cambio, las mayores acciones ofensivas llegaron desde el equipo azuayo.  John García y Villaba probaron al arquero con disparos a los 3 y 6 minutos.

Villalba tuvo la opción más clara de anotar y lo hizo a los 20 minutos. Con el marcador a favor, Espoli se desesperó, perdió las ideas. Marquinho, ayer  en su puesto de volante ofensivo, terminó confundido en el campo. A los 28 minutos fue reemplazado por Darwin Caicedo.

En cambio, el  Cuenca tuvo en   Paredes a su jugador más destacado, a quien solo una lesión lo dejó fuera del campo. El volante  se lastimó en una jugada fortuita y fue reemplazado.  Su salida disminuyó el juego ofensivo del Cuenca, pero no su   planteamiento.



Este es un equipo de obreros que está unido para ganar.
Paúl Vélez
Entrenador del Dep. CuencaEn la segunda etapa, Espoli salió en pos de la victoria. Así, apenas a dos minutos, el cuadro policial se encontró con un tiro penal a su favor. José Vizcaíno, quien ayer salió como capitán, remató mal.  El golero argentino Esteban Dreer intuyó la intención de Vizcaíno y atajó el remate. El volante   tomó el rebote, pero  volvió a fallar.

Ahí, Dreer empezó a emerger como figura. El DT Valencia, ayer con un elegante terno gris, se lamentaba en la zona técnica.

En cambio, el entrenador Vélez lucía más analítico. Desde la banca técnica, ayer ordenó el ingreso del brasileño  Rodrigo Teixeira y del nacional  Juan Guerrón.

El brasileño aportó con potencia en el ataque. Con Teixeira, el Cuenca aprovechó los espacios y empezó a jugar al contraataque. Así, Édison Preciado y Hólger Matamoros se encontraron en zona de definición ante el golero Jacinto Espinoza.

Pero ambos fallaron y perdonaron a Espoli, equipo que (con 2 puntos) perdió opciones de llegar a las instancias finales.

Curiosidad

Julio León, presidente del Dep.  Cuenca, saboreó un chupete y festejó con algarabía la victoria de su club.

Ayer, unas  500 personas llegaron desde Cuenca para alentar a su equipo desde los graderíos del escenario.

Jacinto  Espinoza recibió un golpe y pidió la suspensión   del juego. Pero no fue escuchado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)