15 de marzo de 2016 00:05

Deporta periodistas que preguntaron por corrupción a Primer Ministro

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 6
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Agencia EFE

Malasia deportará el martes 15 de marzo del 2016 a los dos periodistas de la cadena australiana ABC detenidos en el estado de Sarawak, en el este del país, tras preguntar por un caso de corrupción al primer ministro, Najib Razak, informó la prensa local.

Los dos reporteros, Liston Besser y Louie Eroglu, debían comparecer esta mañana ante un tribunal en Kuching, donde el sábado interpelaron a Najib por los USD 681 millones (620 millones de euros) en sus cuentas bancarias presuntamente desviados de un fondo estatal.

El jefe de la policía de Sarawak, Dev Kumar, dijo en un comunicado que la justicia decidió no imputar a Besser y Eroglu, quienes estaban acusados de obstruir a un funcionario público.

"Los papeles de la investigación de la policía fueron presentados ante la fiscalía el 14 de marzo. Al día siguiente la policía recibió instrucciones de la fiscalía de que no se presentaran cargos contra los dos", dijo Kumar, según el diario The Star.

"En su lugar, (los periodistas) serán deportados del país de acuerdo con la sección 18 (3) de la ley de Inmigración 1959/63", añadió.

Besser rompió el cordón de seguridad de Najib para preguntarle por los millones depositados en sus cuentas mientras el primer ministro realizaba una visita en una mezquita en Kuching.

Agentes de seguridad de Najib rodearon a Besser y Eroglu y los soltaron pero horas después la policía detuvo a los reporteros que fueron interrogados durante seis horas y sus pasaportes fueron confiscados.

Los medios de información internacionales destaparon a mediados del año pasado que Najib había recibido en sus cuentas bancarias 681 millones de dólares transferidos por el fondo estatal de inversión 1MDB, en el que ocupa la presidencia de la junta ejecutiva.

Najib y 1MDB negaron en un principio que se hubiese producido tal transferencia, y el gobernante admitió después la existencia de los millones en sus cuentas privadas pero los atribuyó a una donación de la familia real saudí.

La fiscalía de Malasia ha exonerado de cualquier responsabilidad penal a Najib, de 62 años y en el cargo de primer ministro desde 2009.

Este mes una nueva investigación periodística elevó la cantidad supuestamente desviada a más de USD 1 000 millones.

El escándalo de corrupción ha abierto una fisura importante, según los observadores políticos, en la Organización Nacional de la Unidad Malaya, la formación que dirige Najib y que controla la coalición de partidos que gobierna Malasia desde su independencia, en 1965.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)