16 de March de 2010 00:00

Denuncian en París el peligro de extinción de pueblos indígenas en Colombia

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

París, AFP

Más de la mitad del centenar de pueblos indígenas de Colombia están en peligro de extinción por el conflicto armado y la sobreexplotación de recursos naturales, denunciaron el martes en París entidades indígenas y de derechos humanos.

“En dos o tres años, más del 50%” de las 24 millones de hectáreas que ocupan los pueblos indígenas “habrán sido entregadas a petroleras y detrás de ellas vendrán las mineras y las madereras”, advirtió Juvenal Arrieta, delegado de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC).

Arrieta, perteneciente al pueblo Embera, que con sus 200 000 habitantes está presente en 14 departamentos colombianos, además de los vecinos países de Panamá y Ecuador, llegó a París en el marco de una gira europea para lanzar una campaña por la supervivencia de los pueblos indígenas en Colombia.

“Palabra dulce, aire de vida” es el título de la campaña que aspira a crear una red de solidaridad internacional que denuncie el impacto del actual modelo de desarrollo económico y de las trasnacionales que intervienen en los territorios indígenas y aumentan su riesgo de desaparición.

La ONIC, formada por unas 50 organizaciones colombianas, y respaldada por la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), quieren que esta campaña sirva para presionar al Estado colombiano para que genere políticas de protección de los pueblos indígenas y permita avanzar en la búsqueda de soluciones al conflicto armado colombiano erradicando su impacto en los pueblos indígenas.

El Embera “es uno de los pueblos que más conflictos tiene” con las trasnacionales y con el ejército colombiano, dijo Arrieta, antes de referirse a la implantación en su territorio de la minera estadounidense Muriel Mining Corporation, que explota oro, cobre, Pirita, Calcopirita, Bornita, Molibdenita y Malaquita.

“Quieren explotar el lugar que sostiene el equilibrio espiritual de nuestro pueblo”, denunció Arrieta, antes de explicar que hace un mes el ejército colombiano bombardeó la zona y luego dijo que “había sido un error”.

“Disparan bombas donde no hay guerrilleros”, agregó el joven delegado de la ONIC, organismo que difundió fotografías sobre la instalación de la Muriel Minning Corp. en territorio Embera, que muestran a personal del batallón Londoño transportando material de la minera en 2009, los bosques destruidos por los bombardeos para la construcción de un helipuerto o los impactos del bombardeo en los cultivos en el Alto Guayabal.

Arrieta se preguntó por qué las trasnacionales no llevan adelante sus proyectos en las tierras que pertenecen a “las fincas de Uribe Vélez (el presidente de Colombia) o de las familias más pudientes del país” en lugar de hacerlo en territorios indígenas.

La ONIC aseguró que “de los 102 pueblos originarios de Colombia, 62 están en grave peligro de extinción” y recordó que el Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP) denunció “al apoyo que el gobierno nacional otorgaba a la implantación física de las empresas extranjeras en territorio indígena”.

La ONIC recordó que desde el año 2000, varios gobiernos latinoamericanos e inversores extranjeros trabajan en el megaproyecto Integración de Infraestructura Regional de América del Sur (IIRSA) que busca poner en marcha proyectos que unirán puntos estratégicos del continente donde hay yacimientos de recursos naturales.

En el marco de la gira que además incluye España, Suiza, Holanda, Inglaterra, Italia y Suecia, Arrieta intervendrá el miércoles en el Parlamento Europeo en Estrasburgo (este de Francia) donde aprovechará para entregar a eurodiputados información sobre las empresas europeas que tienen intereses en territorios indígenas colombianos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)