22 de septiembre de 2017 00:00

La demolición de la escuela de Zaruma empezó 

El derribamiento de la parte afectada de la escuela comenzó en la tarde de ayer, 21 de septiembre de 2017. Foto: Cortesía de Notiflash

El derribamiento de la parte afectada de la escuela comenzó en la tarde de ayer, 21 de septiembre de 2017. Foto: Cortesía de Notiflash

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Elena Paucar
Redactora (I)
epaucar@elcomercio.com

Las labores para el derrocamiento del área dañada de la escuela La Inmaculada Fe y Alegría se iniciaron en Zaruma.

Ayer, 21 de septiembre de 2017, por la tarde, una retroexcavadora ingresó por uno de los patios de la escuela que está afectada por las actividades de la minería ilegal, que se practica en el subsuelo de este cantón orense.

El enorme brazo metálico terminó de tumbar el piso de la segunda planta de otros salones que quedaron al descubierto, tras colapsar a inicios de este año. Sus paredes se hundieron en el socavón, que en enero pasado succionó otro bloque de aulas.

Para rellenar el enorme agujero que se hizo en el plantel se requerirán 9 000 metros cúbicos de material rocoso.

Evelyn Andagoya, técnica del Instituto Nacional de Investigación Geológico Minero y Metalúrgico (Inigemm), explicó que los trabajos de derribamiento están a cargo del Municipio zarumeño.

La demolición es parte del plan de trabajo que se definió para aplicar el estado de excepción que fue decretado el 15 de septiembre, por el presidente Lenín Moreno, para frenar la minería clandestina. Este Decreto se aplicará durante 60 días en los cantones Zaruma y Portovelo.

El Instituto dará el apoyo técnico y acompañamiento en esta tarea. “Tras la demolición se limpiarán los restos que ingresaron a la base del cono y luego se hará el relleno con material adecuado”, indicó. Y para verificar el estado del resto de pabellones harán estudios de superficie y del subsuelo.

Cada cierto tiempo, el estruendo de las piedras cayendo alertaba a quienes transitaban, hasta el miércoles, por las calles cercanas al plantel.

La tierra cobriza seguía deslizándose por el cono del colapso. Ayer, una nube de polvo cubrió parte de la calle 10 de Agosto, mientras la maquinaria terminaba de fracturar los pilares de cemento.

Zhudy Alvarado vive detrás de La Inmaculada y su casa tiene algunas fisuras. “Agradecemos que se haya dictado un decreto. Ahora esperamos que pronto inspeccionen las casas que tienen daños y que empiece la remediación”.

Andagoya recalca que las casas cercanas no corren riesgo, porque en el borde del socavón hicieron un muro con pilotes de 1,20 metros de diámetro y de hasta 20 metros de profundidad.

Pero quienes viven aquí sienten que con la escuela se va una parte de la identidad de Zaruma. “Es una pena. Aquí estudié yo y ya no la veremos más”, contó Rosa Malvas.

Por ahora, el plan de cierre del socavón tiene un avance del 94%. La técnica del Inigemm explica que tuvieron que cambiar el proyecto inicial, que consistía en colocar tres tapones de hormigón en la galería ubicada bajo la escuela.

Sin embargo, hallaron más túneles superficiales y tuvieron que cambiar los tapones por una losa, fundida a inicios de este mes. Esos corredores subterráneos habrían sido utilizados para los trabajos ilegales de minería, que restaron estabilidad a la edificación.

Otros equipos, organizados para cumplir con el plan de excepción, trabajan en otras áreas, como la inspección de los galerías o minas.

Descienden por larguísimas escaleras y caminan kilómetros de túneles subterráneos. Desde ayer, cinco equipos empezaron las inspecciones en 15 de las 49 áreas mineras, suspendidas temporalmente para verificar si tienen conexión con el afectado casco urbano de Zaruma. De las 49 concesiones, el 80 % funciona en Zaruma y el resto, en Portovelo.

Los técnicos de la Agencia de Regulación y Control Minero (Arcom), de los ministerios de Minería, Ambiente, del Interior, Secretaría del Agua, Gestión de Riesgos y Fuerzas Armadas se internan en las ­galerías. La presentación de sus informes está prevista para esta tarde.

Cristina Silva, directora ejecutiva de la Arcom, explicó que las inspecciones empezaron desde la parte sur del polígono de excepción, que abarca 958,6 hectáreas de Portovelo y Zaruma. “La idea es verificar cuáles de estas concesiones, que son legales, están causando afectaciones para tomar los correctivos necesarios, enmarcados en la ley”.

El centro de operaciones está en las oficinas de Arcom, en Portovelo. Desde ahí salen los equipos para los recorridos que toman horas. Además de las concesiones, también fueron cerradas 147 labores mineras artesanales y de pequeña escala.

En contexto

Pese a que el casco urbano de la ciudad de Zaruma es parte de la zona de exclusión, se practica la minería ilegal. El daño más grave se presentó a inicios de este año, con el colapso de uno de los bloques de la Escuela La Inmaculada. Hay viviendas dañadas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)