10 de junio de 2017 00:00

Mayor demanda de servicios para eventos entre mayo y agosto

En el local Miquei, en el Centro de Quito, se ofertan recuerdos para primeras comuniones, bautizos y graduaciones. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

En el local Miquei, en el Centro de Quito, se ofertan recuerdos para primeras comuniones, bautizos y graduaciones. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Patricia Carolina González

Llega el mes de junio y es común encontrarse a niños y niñas vestidos con sus trajes de primera comunión. También, es la época en la que comienzan las celebraciones de grado en los colegios.

Para el negocio de organización de eventos sociales, esta temporada representa un incremento en sus ventas. Para 2015 operaban en el país 2 767 empresas de gestión de eventos y servicio de catering, que en conjunto generaron USD 233 millones al año, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

En Humadi, una firma que brinda servicio para eventos sociales y corporativos, la facturación sube en un 40% entre mayo y agosto, por la celebración de primeras comuniones, bautizos, matrimonios, confirmaciones y graduaciones.

En esta temporada también aumentan las ventas de la empresa L’Etiquette Eventos, en especial en julio, cuando suben en un 25%. Para ese mes, esta empresa ya ha confirmado cerca de 10 graduaciones. También algunas primeras comuniones para junio y julio.

El número de eventos se mantuvo esta temporada y, en algunos casos, creció frente a la misma época del 2016. Sin embargo, este año las celebraciones son más austeras.

En Humadi, por ejemplo, el número de eventos subió un 20%. Entre mayo y la primera semana de junio ya han realizado 25 eventos. No obstante, el número de invitados por cada celebración cayó un 40%.

De igual forma, los espacios se alquilan por menos tiempo que antes. Esta empresa administra el alquiler de cuatro quintas en los valles.

En el hotel Marriott aumentó el número de solicitudes para el alquiler de salones durante este año, en relación con el anterior, según Maite Ulloa, directora de Ventas y Marketing de JW Marriott Quito. Coincide con el gerente de Humadi, Hugo Quishpe, en que los eventos sociales han reducido el número de personas que solían tener.

Este año es más frecuente que las familias realicen la celebración en su casa, para ahorrarse el alquiler de un espacio.

“Hay personas que solo alquilan las vajillas, la cristalería y la mantelería para hacer la fiesta en su casa, porque no hay presupuesto. Esto se da ahora más que antes”, señaló Edwin Alvarado, gerente de L’Etiquette.

El catering es otro de los servicios que los clientes están evaluando a la hora de hacer un presupuesto. “Ahora prefieren dar uno o dos platos, antes se incluían cuatro en un almuerzo”, comentó Quishpe.

Kukayo ofrece el servicio de catering industrial y para eventos sociales y corporativos. Ana Carolina Álvarez, gerenta administrativa, señaló que los clientes optan por un servicio más pequeño por temas de presupuesto.

“Inicialmente piden cotización de almuerzo y luego nos solicitan solo bocaditos para un brindis”, comentó sobre el caso de las graduaciones.

Subrayó que los clientes de eventos sociales buscan mínimo cinco opciones de cotizaciones de catering. Las facilidades que le ofrezcan para el pago también son importantes. En Kukayo solicitan un anticipo y el saldo pendiente se cancela al finalizar el evento.

Las empresas están ajustando sus presupuestos o evaluando nuevas estrategias de promoción para adaptarse a las necesidades del cliente.

En L’Etiquette, por ejemplo, el pastel de la primera comunión es gratis, y el precio del servicio de coctelería ilimitada bajó de USD 12 por persona a USD 8 por persona.

La baja en el número de invitados para estos eventos afectó a los locales que venden recuerdos y otros insumos para las celebraciones. En Súper Fiesta, ubicado en el Centro, los clientes solían llevarse tres docenas de invitaciones, ahora se llevan una, indicó su propietaria, Silvana Salguero.

“El negocio está bajo. He vendido muy poco en lo que va de mes, unos USD 1200. El año pasado estuvo mejor”, señaló Teresa Erazo, del local Miquei. Los vestidos de Primera Comunión se ofertan en este local a USD 40 y los recuerdos, desde USD 8 la docena.
En Modelos Mery, en el centro de Quito, las ventas cayeron en un 50%, dijo su propietaria María Paredes.

En contexto

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos, en el 2015 operaban en el país 2 087 empresas de catering y 680 de organización, gestión de eventos sociales y corporativos. En conjunto, esas firmas generaron
9 068 empleos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (1)