7 de febrero de 2018 00:00

Seis meses para delimitar zona intangible del Yasuní

Los bloques petroleros Tiputini y Tambococha cerca del parque Nacional Yasuni . Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Los bloques petroleros Tiputini y Tambococha cerca del parque Nacional Yasuni . Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 12
Redacción Negocios

El domingo pasado (4 de febrero del 2018) los ecuatorianos votaron a favor de incrementar la zona intangible del Parque Nacional Yasuní en, al menos, 50 000 hectáreas. Y también en limitar la extracción petrolera en esta zona.

Una comisión gubernamental será la encargada de definir cómo se cumplirá con el mandato popular. La tarea estará a cargo de tres carteras de Estado: Ambiente, Justicia e Hidrocarburos.

El plazo para definir el espacio de la nueva área será de seis meses, informó el titular de Hidrocarburos, Carlos Pérez.

El funcionario explicó que la comisión presentará las recomendaciones al presidente Lenín Moreno, quien finalmente emitirá su decisión a través de un Decreto Ejecutivo.

Aunque Hidrocarburos presentó inicialmente una propuesta de las zonas donde se podría ampliar la zona intangible, Pérez dijo esta semana que será la comisión tripartita la que determinará el mejor lugar para ubicar esas áreas para evitar cualquier tipo de problemas con comunidades, especialmente las no contactadas”.

La comisión definirá los nuevos límites de la zona intangible, que es un espacio protegido debido a su importancia cultural y biológica, y donde la extracción de recursos naturales está prohibida a menos que la Asamblea Nacional lo autorice por razones de interés nacional.

La decisión de iniciar la explotación petrolera en el bloque ITT (Ishpingo Tambococha Tiputini), ubicado en el corazón del Parque Nacional Yasuní -considerado el sitio con mayor biodiversidad del mundo-, fue tomada por el Gobierno anterior, luego de que la iniciativa para recolectar recursos económicos a cambio de dejar el crudo bajo tierra no prosperara.

Esto generó controversia, porque cerca de esta zona existen evidencias de la presencia de pueblos en aislamiento voluntario. Por esto, el Colectivo Yasunidos inició un proceso para llamar a una consulta popular, que no se concretó.

Tras la declaratoria de interés nacional de la explotación de los bloques 31 y 43 ITT, la operación en el ITT se inició a fines del 2016, pero recién este año se empezó a perforar en Tambococha, que está dentro del Parque Nacional.

El área intervenida en el Yasuní asciende a 37 ha y el área total permitida para la explotación es de 335 ha.

De acuerdo con lo aprobado en la consulta el domingo, el Gobierno deberá reducir de 1 030 a 300 ha el área de explotación petrolera en el Yasuní.

El Ministerio de Hidrocarburos considera que esa decisión no tendrá impacto en el plan de desarrollo del ITT. “La idea es mantenernos solo en 300 ha dentro del Parque”.

Aunque la decisión limita de alguna forma la ampliación de la frontera petrolera en esta zona, Pérez dijo que los planes actuales permitirán un incremento de la producción petrolera hasta los 700 000 barriles diarios hasta el año 2020.

Para arrancar el incremento de la producción petrolera, Ecuador esperará las resoluciones sobre las cuotas de producción de la OPEP, grupo del cual es miembro, que se darán en junio próximo (ver nota inferior de la página 4).

Sin embargo, días pasados el Gobierno anunció que incrementará, paulatinamente, su producción petrolera desde este mes hasta alcanzar los 540 000 barriles diarios en diciembre próximo.

Entre el 1 y el 22 de enero pasado la producción nacional se ubicó en 513 475 barriles diarios, según datos del Servicio Nacional de Información.

Esta empresa prevé subir desde este mes su producción para llegar a un promedio de 450 000 barriles diarios de petróleo hasta fines de este año, explicó días atrás su gerente general, Alex Galárraga.

Pérez resaltó que la empresa estatal Petroamazonas cuenta con un protocolo muy estricto para manejar posibles avistamientos de pueblos no contactados.

El colectivo Yasunidos considera que la propuesta del Gobierno para determinar la ampliación de la zona intangible del Yasuní, a través de tres carteras de Estado, no representa la voluntad del pueblo.

Para Patricio Chávez, vocero del grupo, la decisión se debe analizar a través de una comisión mixta que convoque a representantes de la sociedad civil, académicos, profesionales, veedores internacionales, entre otros. “No se puede determinar a ojo de buen cubero la nueva área”, señaló.

Entre los factores que considera el colectivo que se debe tener en cuenta para determinar la ampliación están la presencia de lugares poblados y con cultivos, la ocupación de territorio por parte de poblaciones no contactadas y los sitios de enfrentamiento como el campo Armadillo que, según Chávez, prioritariamente se debe incluir dentro de la zona intangible.

El grupo Yasunidos volverá a presentar en los próximos días un pedido al Gobierno para insistir en la conformación de un grupo de trabajo ciudadano.

Según el Ministro de Hidrocarburos, por ahora no está en planes la participación de otros representantes en la comisión gubernamental.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)