30 de November de 2009 00:00

El otro yo del dr. Méndez

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Alejandro Ribadeneira, coeditor

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Alejandro Ribadeneira. Coeditor de Deportes

Después de su sensacional exhibición ante Fluminense, Édison Méndez, el volante de Liga que llegó para que nos olvidemos de Damián Manso, ha sido elevado a los altares. De repente, su floja temporada 2009, en la que no ha sido determinante ni en el torneo local  ni en la Libertadores ni en la Tricolor, se salva por un partido. La magia del fútbol o, mejor dicho, de las relaciones públicas.

Incluso un hecho de vanidad, como anunciar en rueda de prensa que donará a su fundación (o sea, a sí mismo) los USD 500 000 que ganó en un juicio, ha sido puesto como una  muestra de santidad pura. Lo santo era regalar en silencio. 

En realidad, Méndez es un estupendo jugador, pero en conflicto con su permanente  sed de reconocimiento. En la Tricolor, los focos siempre apuntaron más, quizás injustamente, a Aguinaga, al ‘Bam Bam’, al ‘Tin’ y ahora a Valencia, de quien se espera lidere la nueva etapa del equipo. En Liga, antes lo superó Salas en cariño popular y en 2009 estaba opacado por 
Vera y  Bieler, los más regulares de la ‘U’. En el PSV, prefirieron dejarlo ir que darle espacio para su liderazgo, sumamente tóxico, como lo puede testimoniar Luis Fernando Suárez. Un síntoma es que no  suele haber entusiasmo en el camerino para hacerlo capitán. Todos temen al otro yo del Dr. Méndez. Por algo será.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)