3 de marzo de 2015 08:03

Deflación, erosión del yuan y recuperación, los desafíos de la economía China

China enfrenta problemas por la depreciación del yuan. Foto: AFP

China enfrenta problemas por la depreciación del yuan. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 0
Agencia AFP

Controlar la erosión del yuan, evitar una espiral deflacionista y continuar con las medidas de apoyo económico son los principales desafíos del Banco Central chino, condenado según los expertos a mostrarse aún mas complaciente.

El Banco Popular Chino (PBOC por sus siglas en inglés), como se llama el Banco Central, anunció el sábado pasado una nueva una bajada de los tipos de interés, la segunda en tres meses, insistiendo en su principal motivación: ir contra las tensiones deflacionistas.

De hecho, la inflación en China se hundió en enero por debajo del 1% por primera vez en cinco años, minada por un consumo interno débil.

"Es el momento de actuar: los tipos de interés reales (es decir, teniendo en cuenta el impacto de una inflación a la baja) han subido tanto que incapacitan" toda recuperación económica, observan los analistas de Mizuho.

A pocos días de la sesión anual del Congreso chino, "el PBOC ilustra el sentimiento de urgencia frente al debilitamiento de la actividad" económica, considera Louis Kuijs, del banco RBS.

El crecimiento de la segunda economía mundial cayó en 2014 al 7,4%, el más bajo desde hace un cuarto de siglo, y las perspectivas continúan ensombreciéndose.

El Banco Central chino ya bajó a finales de enero los ratios de reservas obligatorias impuestas a las entidades para incitarlas a aumentar los préstamos, antes de multiplicar las inyecciones de liquidez a través de operaciones en mercados regulares, antes de las vacaciones del año nuevo lunar.

Con un éxito limitado: Los bancos comerciales han aumentado su volumen de crédito "pero continúan privilegiando a los grupos estatales en detrimento de las compañías privadas, que se siguen quejando de unos costes de financiación muy elevados", subrayó ANZ.

El PBOC preparado para actuar

Sin embargo, la decisión del PBOC solo podría estabilizar la situación.

"Se arriesga a parecer un poco demasiado conservadora"  frente a una "recuperación precaria del mercado inmobiliario" y a una "industria manufacturera golpeada por la deflación", insistía Yao Wei, del banco francés Société Génerale.

En efecto, Pekín debería reducir su objetivo de crecimiento para 2015 al 7% (frente al 7,5% del año pasado) - pero la opinión general es que el PBOC "no tendrá más remedio" que seguir estimulando la economía con nuevas bajadas de los tipos y de los ratios de las reservas bancarias.

Una "flexibilidad aplicada de mala gana" , según los expertos de Barclays: preocupada por no alimentar el reciente sobresalto de la ” finanza de la sombra “ (modos de crédito no regulados), y de encauzar la deuda pública, Pekín no volverá a abrir las compuertas a la liquidez, al revés que en 2009.

Otro factor complica la ecuación: las recientes presiones que empujan al yuan a depreciarse, (aunque dentro de las horquillas autorizadas por el Banco Central).

La "moneda del pueblo" o renminbi, otro nombre del yuan, ha caído un 2,7% frente al dólar desde principios de noviembre, y el lunes la cotización terminó en 6,2727 yuanes por dólar, el cambio más bajo desde octubre de 2012.

Presiones sobre el yuan

Es la evidencia de cómo la tendencia se ha invertido: mientras China atrajo masivamente capitales internacionales durante una década, en el cuarto trimestre de 2014 los flujos netos de capital que salieron de China se elevaron a USD 91 000 millones.

El fin del programa de "expansión cuantitativa" de la Reserva Federal norteamericana (FED), haciendo la colocación del dólar más retributivo, "empuja aún más al billete verde a apreciarse" frente al yuan, a riesgo de alentar esas fugas de capital, lamento Pan Gongsheng, vicegobernador del PBOC.

Al mismo tiempo, el gabinete Capital Economics insiste en que hay gran cantidad de empresas chinas endeudándose en dólares.

De ahí el dilema: una caída del yuan supone un empujón para los exportadores chinos, pero encarece en la misma medida lo que las firmas chinas deben reembolsar para pagar sus deudas y obligaciones en divisas extranjeras.

Las deudas en dólares de los prestatarios chinos ascienden a más de un billón de dólares, según el Banco de Pagos Internacionales (BPI por sus siglas en inglés), el banco de los bancos centrales.

Gracias a sus grandes reservadas de divisas (no lejos de los cuatro billones), Pekín tiene capacidad de reaccionar, pero podría privilegiar su statu quo: "No dejará que el yuan se deprecie demasiado, porque eso no casa con su idea de convertirla en una divisa internacional más fiable", consideró Louis Kuijs, de RBS.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)