29 de enero de 2015 22:48

Defensa no descarta una demanda por los Dhruv

Los Dhruv sirven para emergencias, apoyo, transporte menor. El siniestro fue en 2009. Foto: EL COMERCIO.

Los Dhruv sirven para emergencias, apoyo, transporte menor. El siniestro fue en 2009. Foto: EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 128
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 11
Javier Ortega

Al despacho del Comando General de la Fuerza Aérea Ecuatoriana llegaron decenas de oficios firmados por altos oficiales de esa unidad. En los documentos se advertían las novedades que semana a semana se detectaban en los siete helicópteros de la firma india HAL.

Los expedientes eran confidenciales. En uno de ellos, el Jefe del Ala de Combate 22 reconoce que desde la llegada de las primeras cinco aeronaves, estas volaron sin conversores de indicadores de velocidad, sin sistemas de navegación, de alerta de tráfico y evasión de colisión de última generación. Tampoco tenían sistemas cortacable ni de localización de señales de emergencia.

Sin embargo, el alto oficial asegura que los helicópteros operaron esos 24 meses “con normalidad y de forma eficiente, a excepción del accidentado” en la Base Militar de Quito, en el 2009. El oficio lo recibió el Comando General de la FAE el 30 de septiembre del 2011.

Frente a estos hechos, desde el Ministerio de Defensa se dijo ayer, 29 de enero del 2015, que esperarán los resultados de las investigación, pero que no se ocultará nada.

Hay más novedades. Las dos últimas aeronaves que llegaron al país también carecían de conversores de indicadores de velocidad, de sistemas de alerta de tráfico y evasión de colisión...

¿Incidían estas piezas en la eficacia de los vuelos? Los expedientes a los que accedió EL COMERCIO revelan que sí. Con esos equipos, los helicópteros podían, por ejemplo, mejorar los niveles de seguridad aérea, reducir las probabilidades de una colisión entre aeronaves en vuelo, proteger a los aparatos que vuelan a bajo nivel contra cables y mejorar la respuesta de los pilotos a situaciones extremas.

No obstante, en las últimas horas, Fernando Cordero, titular del Ministerio de Defensa, reveló que en los dos primeros accidentes de los Dhruv -en 2009 y 2014- hubo fallas humanas. Y agregó que si se detecta daños mecánicos plantearán una demanda para “precautelar los derechos del Gobierno Nacional”.

Mientras tanto, ayer por la mañana, un bus con un grupo de 30 soldados llegó al barrio Tereré, ubicado en Tena (Napo) para retirar los restos del cuarto helicóptero indio accidentado. Los militares recogieron las piezas destruidas y las subieron en un camión.

Lo hicieron frente a los obreros que construyen la planta procesadora de aguas residuales. “Llegaron a las 08:30 y no se demoraron mucho”, relató uno de los empleados.

Técnicos de la FAE explican que pese a que los siete helicópteros volaban sin sistemas de última generación, eso no afectó a la seguridad ni al cumplimiento de las misiones asignadas a esas aeronaves, como evacuaciones aeromédicas de militares y civiles, abastecimiento de combustible en los comandos que operan en el país y relevos de personal en la estación Galeras, en Napo.

Pero el último accidente señala otra cosa. En videos difundidos desde el miércoles se observa que cinco segundos después de que el Dhruv 605 despega del helipuerto, este cae a la planta procesadora de aguas residuales, en el barrio Tereré, en Tena.

Por versiones de la propia tripulación se conoció que el aparato se desplomó de un momento a otro. De ahí que existe la probabilidad de que hubo una falla mecánica.

La caída ocurrió pese a que horas antes, técnicos indios -que llegaron al país para analizar la nave accidentada el 13 de enero en Guayaquil- autorizaron la salida del Dhruv 605 desde Tena. En la inspección mecánica, los extranjeros concluyeron que el aparato tenía “parámetros de funcionamiento satisfactorios”.

Pero los helicópteros no solo llegaron desde la India sin el equipo logístico completo. La FAE también denunció que los Dhruv 606 y 607 llegaron con 95 días de retraso. Esa demora incidió directamente en la eficaz operatividad de la FAE.

Por este incumplimiento en los tiempos de entrega de los dos aparatos, Defensa pidió a la empresa india HAL el pago de una multa de USD 940 665.

En el informe de la Contraloría, aprobado el 5 de septiembre del 2013, se aclara que el pago de ese rubro aún estaba en trámite.

Ayer, este Diario visitó las oficinas de la compañía que representa a la firma india HAL en Ecuador, ubicadas en el centro-norte de Quito. Allí, un funcionario dijo que no darán declaraciones hasta que no se comuniquen las causas exactas del último accidente.

Accidente 2009 / Falla Humana
Tras el accidente, la aseguradora Sucre pagó USD 5 700 000. La investigación determinó que hubo falla humana. La FAE sustituyó esa nave por un avión. Los Dhruv sirven para emergencias, apoyo, transporte menor. El siniestro fue en la Base Militar del exaeropuerto de Quito.

Accidente 2014 / Falla Humana
Después de registrado el siniestro, la aseguradora canceló USD
13 800 000. No se reemplazó la nave. El Ministerio de Defensa dice que los recursos fueron destinados al colegio Vicente Rocafuerte. Este accidente ocurrió en Chimborazo.

Accidente 2015/ Caso en estudio
Este siniestro ocurrió el 13 de enero del 2015. La caja negra será llevada a los laboratorios de Estados Unidos el 27 de febrero. Allí se analizarán 247 tipos de datos. Después del accidente, al país llegaron técnicos de la empresa HAL de India.

Accidente 2015/ Caso en estudio
Después del cuarto accidente registrado este martes, las autoridades de Gobierno pararon las operaciones de las tres helicópteros restantes. El Ministerio de Defensa dice que “habrá que hacer un proceso de contratación de aeronaves”.

En contexto
Los familiares de uno de los militares que estaban en el helicóptero Dhruv accidentado en el Tena se muestran preocupados por su recuperación. Los médicos dicen que aún se desconoce si el paciente volverá a caminar, pues sufrió una fractura de vértebra.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (19)
No (2)