3 de May de 2011 00:00

3 de mayo, un día de libertad

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Desde 1993, el 3 de mayo es una jornada de reflexión sobre el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: el derecho a la libertad de expresión y opinión.

El 20 de diciembre de ese año, la Asamblea General de la ONU estableció esta fecha como el Día Internacional de la Libertad de Prensa. Fue una forma de ratificar los postulados de la Declaración de Windhoek, firmada dos años antes en Namibia, sobre la promoción de una prensa africana independiente y pluralista.Este fue el punto de partida para que diferentes organizaciones, en todo el mundo, se enfoquen cada año en distintos aspectos que atentan contra la libertad del ejercicio de informar y manifestar opiniones.

Para el 2011, una declaración conjunta del Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos , Navi Pillay y la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, exhorta a los gobiernos de todo el orbe a “hacer frente común con las Naciones Unidas para garantizar y promover la libertad de expresión en medios escritos, las ondas y en Internet”.

En Washington se realizarán varias actividades que profundizarán sobre cuáles son las nuevas fronteras y barreras para el ejercicio de la libertad de expresión como un derecho de la ciudadanía.

Igualmente, Freedom House, una entidad independiente -creada en 1941- que apoya la expansión de las libertades en el mundo, presentó ayer su informe anual sobre la libertad de prensa. En términos generales, el documento señala que el número de personas con acceso a medios de comunicación libres e independientes alcanza su nivel más bajo en una década.

En la región, México cayó a la categoría de los países sin libertades como resultado de la violencia asociada con el tráfico de drogas, lo que ha conducido a un dramático aumento de ataques a periodistas, mayor autocensura e impunidad y un incremento en los intentos de actores ilegales para controlar la agenda de los medios.

Cuba continúa entre los 10 países con peor evaluación respecto a libertades civiles y derechos políticos en el mundo. Global Freedom afirma que en estas naciones la prensa independiente no existe o tiene muchos problemas para funcionar, la prensa actúa como instrumento gubernamental y no hay libre acceso a la información.

Por su lado, la Organización Reporteros Sin Fronteras publicará, por décimo año consecutivo, la Lista de Predadores de la Libertad de Prensa: se trata de políticos, dirigentes de instituciones del Estado, jefes religiosos, milicias y organizaciones criminales que atacan directamente a los periodistas, que hacen de la prensa su principal enemigo, su pesadilla.

Otro reflejo de la relevancia de esta fecha es el anuncio de que el presidente de Chile, Sebastián Piñera, firmará hoy la Declaración de Chapultepec, que es un decálogo de principios sobre la libertad de expresión suscrito en México en 1994.

Esta Declaración fue redactada por ciudadanos del sector privado sin la participación de ningún Gobierno, y se basa en el concepto de que “ninguna ley o acto de Gobierno puede limitar la libertad de expresión o de prensa, sin importar el medio de que se trate”.

Según datos de la Sociedad Interamericana de Prensa, 32 países de todo el continente americano han suscrito por lo menos una vez su acuerdo con la Declaración de Chapultepec; Venezuela y Cuba no están en esta lista. Por su lado, Ecuador la ha firmado durante los gobiernos de Jamil Mahuad (1999), Lucio Gutiérrez (2003) y Alfredo Palacio (2006).

Declaración de Chapultepec

No hay personas ni sociedades libres sin libertad de expresión y de prensa. El ejercicio de esta no es una concesión de las autoridades; es un derecho inalienable del pueblo.

La prisión injusta de los periodistas, la violencia de cualquier tipo y la impunidad de los agresores, coartan severamente la libertad de expresión.

El carácter colegiado de periodistas y su incorporación a asociaciones profesionales o gremiales deben ser de carácter estrictamente voluntario.

Toda persona tiene derecho a buscar y recibir información, expresar opiniones y divulgarlas libremente. Nadie puede restringir o negar estos derechos de los ciudadanos.

La creación de obstáculos al libre flujo informativo y las limitaciones al libre ejercicio y movilización de los periodistas, se oponen a la libertad de prensa.

La credibilidad de la prensa está ligada a la búsqueda de precisión, imparcialidad y equidad y a la diferenciación entre información y publicidad.

Las autoridades deben estar legalmente obligadas a poner a disposición de los ciudadanos, en forma oportuna y equitativa, la información generada por el sector público.

Los medios de comunicación y los periodistas no deben ser objeto de discriminaciones ni favores en razón de lo que escriban o digan.

Ningún medio de de comunicación o periodista deben ser sancionados por difundir la verdad o formular críticas o denuncias contra el poder público.

PUNTO DE VISTA

 

‘La libertad se ejercita’

Xavier Carvajal

PhD en Tecnología de Alimentos y docente

 

Durante casi un cuarto de siglo vivo inmerso en el mundo científico: he discurrido en él desde que fui un estudiante de Biología hasta llegar a ser profesor e investigador de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador.

Sin duda, puedo decir que he practicado plenamente la libertad, en un marco de disciplina, desde que decidí seguir mi vocación.

En mi vida he logrado realizar algunas de mis ideas y “sueños” más anhelados, justamente en el ejercicio de la libertad de pensamiento y de acción; por eso creo que ser libre me convierte en un activo útil en la sociedad, mediante mi trabajo como científico, buscando fórmulas para el bienestar del ser humano a través del desarrollo de nuevos productos generados con biotecnología.

La libertad de expresión y acción me ha permitido ser la persona y el profesional que he deseado con los aciertos y desaciertos propios de quien emprende el libre y a la vez obligatorio camino de crecer.

El crecimiento entendido desde la perspectiva intelectual, moral y ética está en todo momento empapado de libertad, que es la fuerza motriz que nos conduce a buscar nuevos e innovadores aportes para la humanidad. Si enfocamos bien esto último, la libertad nos lleva al punto más anhelado por todo ser humano (y por todo científico) que es el trascender. Es por todo esto que la libertad es más que solamente un derecho adquirido: la libertad es el mismo aire y alimento que forma individuos y sociedades progresistas y emprendedoras; es la garantía de progreso, paz y prosperidad.

Cuando me solicitaron que escribiera acerca de cómo la libertad me ha permitido realizar mis sueños, fue una pregunta de gran profundidad que me llevó por una retrospección, lo que me ha permitido reevaluar el peso que la libertad ha tenido en todos los actos de mi vida.

Es un ejercicio muy sano y enriquecedor que todos pensemos en la libertad como un instrumento y además como una compañera inseparable de la existencia del hombre no solo para realizar los sueños, ideales, anhelos o como los queramos llamar, sino, sobre todo, como un órgano anexo inseparable en la vida de la persona, sin el cual la existencia intelectual y espiritual pierden sentido y viabilidad.

La libertad es algo que no se pierde ni se gana: se conserva y se ejercita.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)